Cuentos de Princesas

La Princesa de la Lluvia

La Princesa de la LluviaCuento corto: La Princesa de la Lluvia

Un día muy muy lluvioso, la princesa y otros niños jugaban en casa, la lluvia no paraba y seguía, parecía que no tuviese fin.

El rey mandó a su hija y a su amigo el conejo a averiguar qué es lo que estaba pasando.

Llegaron a una montaña donde había un pequeño ente de color verde, parecido a un troll, que le prometió a la princesa deshacerse de la lluvia si le daba un beso de amor.

La princesa se negó y la lluvia continuó por años y años, tanto así, que pasaron 30 años.

Un día, cansada del eterno mal tiempo, aceptó ir a ver al troll a la montaña y, para su sorpresa… ya no estaba.

El troll había perecido y con él, cualquier solución para mejorar el tiempo.

Ella lloró y lloró, hasta que un Dios la escuchó, él le concedió un deseo: traer de regreso al troll para que la ayudase.

¿Por qué no pidió que cesara la lluvia?

Porque ella tenía un buen corazón.

Al ver esta acción, el troll le prometió parar la lluvia por completo.

Todos vivieron felices y el troll se hizo amigo de la princesa de la lluvia.

FIN

Reflexión del cuento: Este cuento puede transmitir varias reflexiones, dependiendo de la interpretación que se le dé. Sin embargo, una posible reflexión es que a veces las soluciones a nuestros problemas pueden requerir sacrificios y actos de valentía. En el cuento, la princesa se negó a darle un beso al troll para detener la lluvia, pero después de 30 años de sufrimiento, finalmente se dio cuenta de que necesitaba hacer algo para resolver el problema. Al pedir que el troll fuera traído de regreso, demostró su compasión y empatía, lo que a su vez llevó a una solución pacífica para el clima problemático.

Además, el cuento puede transmitir la idea de que las segundas oportunidades son posibles y que las personas pueden cambiar. El troll, que originalmente exigió un beso de amor como pago para detener la lluvia, finalmente se convierte en amigo de la princesa y promete detener la lluvia sin pedir nada a cambio. Esto puede ser interpretado como un ejemplo de cómo incluso aquellos que parecen malvados o egoístas pueden cambiar y mostrar bondad y generosidad.

Que tanto saben del cuento La Princesa de la Lluvia

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento La Princesa de la Lluvia. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

El Gallo de las Botas Amarillas

El Gallo de las Botas Amarillas

Había una vez un viejo que tenía un gallo. El viejo era tan pobre que no ganaba lo suficiente para su comida y la del gallo. Por eso, el...

Leer más
Un pacto con Santa Claus

Un pacto con Santa Claus

Mathías era un niño que estaba muy molesto porque los juguetes que Santa Claus le había mandado la última Navidad, no eran de su agrado. Escribió a Santa quejándose...

Leer más
Un gigante egoísta

Un gigante egoísta

Todos los días a la salida de la escuela por las tardes, los niños antes de ir a casa, iban a jugar al jardín de un gigante muy egoísta....

Leer más
El deseo de la Princesa Celeste

El deseo de la Princesa Celeste

¡Disfrútalo! ¡Aquí tienes el audio cuento! Había una vez una princesa llamada Celeste que vivía en un reino muy lejano. Era una princesa muy hermosa y bondadosa, y todos...

Leer más
La Princesa y Los 11 Cisnes Salvajes

La Princesa y Los 11 Cisnes Salvajes

¡Disfrútalo! ¡Aquí tienes el audio cuento! Érase una vez en una tierra lejana que vivía un rey con once hijos y una hija. Cuando su esposa falleció después de...

Leer más
Las tres hojas de la serpiente

Las tres hojas de la serpiente

Vivía una vez un hombre tan pobre, que pasaba apuros para alimentar a su único hijo. Díjole entonces éste: -Padre mío, estáis muy necesitado y soy una carga para...

Leer más
Menu