Cuentos de Princesas

El Soldadito de Plomo

El Soldadito de PlomoCuento corto: El Soldadito de Plomo

El soldadito de plomo era uno de los veinticinco soldados que había en una caja. Todos eran iguales, menos él, que le faltaba una pierna porque se había quedado sin plomo cuando lo hicieron. Pero eso no le importaba, porque era muy valiente y orgulloso.

Un día, el soldadito de plomo vio en una repisa una bailarina de papel que le gustó mucho. Ella también tenía una sola pierna y parecía estar bailando sobre la punta de un pie. El soldadito de plomo pensó que era la más hermosa del mundo y se enamoró de ella.

Pero había un problema: entre ellos había un duende malvado que vivía en una caja de sorpresas. El duende no quería que el soldadito de plomo se acercara a la bailarina y le dijo:

– Si te atreves a mirarla otra vez, te voy a castigar.

El soldadito de plomo no le hizo caso y siguió mirando a la bailarina con admiración. El duende se enfureció y decidió vengarse.

Esa noche, cuando todos dormían, el duende salió de su caja y empujó al soldadito de plomo por la ventana. El pobre soldado cayó al suelo y se quedó tirado en la calle.

Al día siguiente, pasó por ahí un niño que lo vio y lo recogió. El niño se lo llevó a su casa y lo puso en un barco de papel. Luego puso el barco en una canaleta por donde corría el agua de la lluvia.

El barco empezó a navegar por la canaleta y el soldadito de plomo se sintió muy triste al pensar que nunca más vería a la bailarina. Pero no se rindió y se mantuvo firme en su puesto.

El barco pasó por debajo de un puente y allí había dos ratas que querían cobrarle peaje al soldadito de plomo. El soldado no tenía nada que darles y las ratas se pusieron a perseguirlo.

¡Socorro! – gritó el soldadito de plomo.

Pero nadie lo oyó. El barco siguió avanzando hasta que llegó a un río. El río era muy ancho y profundo y el barco empezó a hundirse.

El soldadito de plomo se mojó todo y pensó que iba a morir ahogado. Pero entonces apareció un pez grande que se tragó al soldado junto con el barco.

¡Ayuda! – volvió a gritar el soldadito de plomo.

Pero nadie lo oyó. El pez nadó por el río hasta que fue pescado por un pescador. El pescador llevó el pez al mercado y lo vendió a una cocinera.

La cocinera llevó el pez a la cocina y lo abrió con un cuchillo. Para su sorpresa, encontró dentro al soldadito de plomo.

¡Qué cosa más rara! – exclamó la cocinera – Un soldado de plomo en el estómago de un pez.

Y lo cogió con cuidado y lo puso sobre la mesa. Resulta que esa cocina era la misma donde vivía la bailarina de papel. El duende había hecho que el pez fuera pescado por el pescador y vendido a la cocinera para separarlos para siempre.

Pero el destino quiso que el soldadito de plomo y la bailarina se volvieran a encontrar. Cuando el soldado vio a la bailarina en la repisa, no podía creerlo. Era ella, su amada bailarina.

¡Te he encontrado! – exclamó el soldadito de plomo.

¡Te he encontrado! – respondió la bailarina.

Y se miraron con gran alegría y emoción. Después de un momento, un viento fuerte abrió la ventana y envió al soldadito de plomo directamente hacia la chimenea, la cual estaba encendida.

Tristemente, el soldadito de plomo comenzó a derretirse lentamente bajo el calor de las llamas, pero se sintió reconfortado al poder ver a su bailarina.

En un giro inesperado de los acontecimientos, una nueva ráfaga de viento llevó a la bailarina de papel hacia las llamas y ambos terminaron juntos en el fuego, en una danza final que parecía un hermoso ballet.

Sin embargo, lograron tener un último momento para mirarse antes de que el fuego los consumiera por completo.

Al día siguiente, bajo las cenizas, se encontró un pedazo de corazón de plomo fundido que brillaba como purpurina y estaba cubierto de telas de tul y seda.

FIN

Reflexión del cuento: El cuento del soldadito de plomo nos presenta una reflexión acerca de la fuerza del amor y la determinación. A pesar de ser diferente a los demás soldados, el soldadito de plomo no se desanima y sigue adelante con valentía y orgullo, lo que le permite enamorarse de la bailarina de papel y luchar por estar a su lado, incluso cuando el duende malvado intenta separarlos.

Además, el cuento también nos muestra la importancia de la perseverancia en situaciones difíciles y la esperanza de que, incluso cuando todo parece perdido, las cosas pueden cambiar y las personas pueden encontrarse nuevamente. A pesar de sufrir varios percances, el soldadito de plomo no pierde la esperanza de reunirse con su amada bailarina y logra hacerlo al final del cuento, aunque sea por un breve momento.

Preguntas frecuentes del cuento «El Soldadito de Plomo»

¿Quién era el soldadito de plomo y qué lo hacía diferente de los otros soldados?

El soldadito de plomo era uno de los veinticinco soldados en una caja, pero le faltaba una pierna. Él era diferente porque se había quedado sin plomo cuando lo hicieron.

¿Por qué el soldadito de plomo se enamoró de la bailarina de papel?

El soldadito de plomo se enamoró de la bailarina de papel porque la encontró muy hermosa.

¿Quién era el duende malvado y qué le hizo al soldadito de plomo?

El duende malvado era un personaje que vivía en una caja de sorpresas. Él empujó al soldadito de plomo por la ventana para separarlo de la bailarina.

¿Cómo terminó el soldadito de plomo en el barco de papel?

Un niño lo encontró en la calle y lo puso en un barco de papel que navegaba por una canaleta.

¿Por qué las ratas persiguieron al soldadito de plomo?

Las ratas persiguieron al soldadito de plomo porque querían cobrarle peaje, pero él no tenía nada que darles.

¿Quién salvó al soldadito de plomo del río?

Un pez grande se tragó al soldadito de plomo junto con el barco.

¿Por qué la cocinera encontró al soldadito de plomo en el estómago del pez?

El pez que tragó al soldadito de plomo fue vendido en el mercado y comprado por la cocinera para ser cocinado.

¿Por qué el duende quería separar al soldadito de plomo de la bailarina?

El duende malvado no quería que el soldadito de plomo se acercara a la bailarina y decidió vengarse empujándolo por la ventana.

¿Cómo terminó el soldadito de plomo y la bailarina de papel?

Ambos terminaron juntos en el fuego, en una danza final que parecía un hermoso ballet.

¿Qué encontraron bajo las cenizas al día siguiente?

Bajo las cenizas, se encontró un pedazo de corazón de plomo fundido que brillaba como purpurina y estaba cubierto de telas de tul y seda.

Que tanto saben del cuento El Soldadito de Plomo

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento El Soldadito de Plomo. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

El León y los Tres Toros

El León y los Tres Toros

Una vez tres toros hicieron un pacto de amigos y juraron no romperlo, pasara lo que pasara. El pacto consistía en repartirse por partes iguales un pastizal que habían...

Leer más
La niña desobediente

La niña desobediente

Hubo una vez una niña que nunca obedecía a su madre, y a causa de ello, le pasaron muchas cosas. Hasta que una vez enfermo de gravedad y como...

Leer más
Un hijo ingrato

Un hijo ingrato

Una pareja de esposos descansaban en la entrada de uno de los corredores de su casa. Ellos habían preparado un pollo asado para el almuerzo y estaba servido en...

Leer más
La Leyenda del Martisor

La Leyenda del Martisor

Antigua Leyenda de Rumanía Nos cuenta el origen de una fiesta típica del país y que también se da en otros países vecinos como Bulgaria y Moldavia. Nos habla...

Leer más
Pulgarcito

Pulgarcito

Un pobre labrador estaba sentado una noche en el rincón del hogar; mientras su mujer hilaba a su lado, él le decía: -¡Cuánto siento no tener hijos! ¡Qué silencio...

Leer más
El Enebro

El Enebro

Hace ya mucho, mucho tiempo, como unos dos mil años, vivía un hombre millonario que tenía una mujer tan bella como piadosa. Se amaban tiernamente, pero no tenían hijos,...

Leer más
Menu