Cuentos de Princesas

Alí Babá y los cuarenta ladrones

Alí Babá y los cuarenta ladronesCuento corto: Alí Babá y los cuarenta ladrones

Érase una vez un joven llamado Alí Babá. Viajó por el reino de Persia trayendo y trayendo noticias al rey.

En uno de los viajes, mientras descansaba, escuchó voces. Se subió a un árbol y vio a cuarenta ladrones de pie frente a una enorme roca. Uno de ellos se adelantó y gritó: «¡Ábrete sésamo!».

La enorme piedra se movió, mostrando la entrada a una cueva, los ladrones entraron y la piedra se cerró.

Cuando los ladrones se fueron, Alí Babá decidió intentarlo y le gritó a la piedra: «¡Ábrete sésamo!».

La enorme roca se abrió y Alí Babá entró en la cueva. Vio un inmenso tesoro, cargó lo que pudo en su caballo y se dirigió directamente hacia el palacio para pedirle a la hija del sultán, de quien estaba enamorado desde hacía mucho tiempo, que se casara con él. Cuando el sultán vio el tesoro, la aceptó de inmediato.

Alí Babá estaba muy feliz y decidió contarles a todos que se iba a casar. Pero para eso necesitaba comprar un palacio para su princesa. Regresó a la piedra y dijo: «¡Ábrete sésamo!».

Uno de los ladrones estaba escondido y vio a Alí Babá salir de la cueva con el tesoro. El ladrón fue a decirle a los demás lo que vio y decidieron atraparlo. Con las joyas, Alí Babá compró un palacio para su amada y les dijo a todos que haría una fiesta el día de su boda.

Los ladrones al enterarse de la fiesta, se escondieron en barricas de vino vacías para atacar a Alí Babá a medianoche, cuando estaba dormido. La fiesta fue tan alegre que se acabó el vino. Ali Babá fue luego al sótano para ver si había más y, sin querer, escuchó un susurro: «¿Ya es medianoche?», Preguntó uno de los ladrones.

«Sí, ¡pero espera a que termine la fiesta! Entonces atraparemos al que está usando nuestro tesoro».

Al volver a la fiesta, Alí Babá dijo: «El vino se ha echado a perder y necesito ayuda para sacarlo de aquí».

Algunos guardias ayudaron a llevar los barriles por un acantilado. «Vamos a arrojarlos allí», dijo Alí Babá.

Al darse cuenta de que serían arrojados, los cuarenta ladrones se rindieron a los guardias. Con los ladrones arrestados, Alí Babá se llevó el tesoro. Y la princesa y él vivieron felices para siempre con la fortuna encontrada.

FIN

Que tanto saben del cuento Alí Babá y los cuarenta ladrones

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento Alí Babá y los cuarenta ladrones. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

Los tres cerditos

Los tres cerditos

Había una vez tres pequeños cerditos que eran hermanos y se querían mucho entre todos. Lo que más les gustaba era tocar música. El cerdito mayor podía tocar el...

Leer más
El Príncipe y la Chica Sincera

El Príncipe y la Chica Sincera

Esta es la historia del príncipe Clarian, un joven apuesto y sabio. Su padre, el rey, estaba orgulloso de él y le consultaba todos los temas del reino. En...

Leer más
La Ratoncita que era Princesa

La Ratoncita que era Princesa

Érase una vez un viejo granjero que vivía en una aldea con sus tres hijos.Los tres eran unos jóvenes guapísimos.

Leer más
El Príncipe Feliz

El Príncipe Feliz

En la parte más alta de la ciudad, sobre una columnita, se alzaba la estatua del Príncipe Feliz. Estaba toda revestida de madreselva de oro fino. Tenía, a guisa...

Leer más
Un gigante egoísta

Un gigante egoísta

Todos los días a la salida de la escuela por las tardes, los niños antes de ir a casa, iban a jugar al jardín de un gigante muy egoísta....

Leer más
La Historia de Rapu Iti

La Historia de Rapu Iti

Hace mucho tiempo, los hombres de Isla de Pascua debían batirse en una gran prueba. Debían esperar que Manutara, el pájaro de la suerte, pusiera sus huevos en el...

Leer más
Menu