Cuentos de Princesas

La Niña del Cántaro

La Niña del Cántaro

A Carmencita, como tenía un hermoso cántaro de porcelana, le gustaba mucho ir a buscar agua a la fuente.

 –¡Vaya! –murmuró una de sus amigas. ¡Pues no presume poco con su cántaro! ¡Ni que fuera de oro!

Un día que regresaba de la fuente se encontró con una viejecita que le dijo:

 –Muchacha, ¿quieres dejarme beber un poco de agua?

 –Lo sientorespondió Carmencita, pero no puedo dar de beber a una mendiga en mi precioso cántaro de porcelana.

Pero la mendiga, que era un hada disfrazada, transformo a Carmencita en rana.

 ¡Croak, croak! ¿Qué ocurre?se alarmó la muchacha.

 –No volverás a ser una niña como antesdijo el hada hasta que alguien, compadecido de tí, te haga beber de tu propio cántaro.

¡Croak, croak!Sollozó Carmencita, convertida en rana¡Perdóname, por favor!

Pero el hada se alejó sin hacerle caso y la rana, temerosa de que la vieran sus amigas, decidió esconderse en un cañaveral.

Cuando las amigas de Carmencita pasaron por allí, de regreso de la fuente, todas quisieron apoderarse del cántaro de porcelana.

 –¡Es mío! gritaban

 –¡Croak, croak!protestó Carmencita, escondida detrás de unas cañas.

Las niñas, al fin, convinieron en que usarían el cántaro por turno, un día cada una. A la mañana siguiente, cuando pasó la primera niña, la rana le dijo:

 –¡Croak, croak! ¿Puedes darme un poco de agua?

 –¡Aparta de ahí!respondió la niña. El agua de mi cántaro no es para bichos como tú.

Al día siguiente fue otra niña la que pasó con el cántaro de porcelana. La rana volvió a preguntar:

 –¿Puedes darme un poco de agua?

 –¡Aparta!respondió la niña. Mi cantarito de porcelana no se ha hecho para tí.

En los días que siguieron, ninguna de las niñas quiso dar de beber a Carmencita, convertida en rana.

 –¡Oh!se lamentó la pobre muchacha. ¿Es que nadie va a compadecerse de mí?

Una mañana, una de las niñas encontró a un apuesto paje al regresar de la fuente.

 –Yo te llevaré el cántaro, niñadijo el amable paje.

 –Graciasrespondió la niña. Pero, ten cuidado, ya que se trata de un cántaro muy valioso.

Cuando pasaron junto a la rana, ésta, muerta de sed, suplicó:

 –Dadme de beber, por favor.

 –¡Aparta, bicho!se enfadó la niña. ¿Desde cuándo las ranas como tú beben en los cántaros?

Pero el paje, compadecido de la ranita, le dio de beber en el cántaro de porcelana.

Al instante, ante la sorpresa de todos, la rana empezó a convertirse en una niña normal, recobrando su forma primitiva.

 –¡Oh!se admiraron todos. ¡Es Carmencita!

 –dijo Carmencita, arrepentida de su egoísmo. En lo sucesivo, ayudaré a todos los que necesiten de mí y no negaré a nadie agua de mi cántaro de porcelana.

FIN

Cuentos de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

Los zapatos rojos de Karen

Los zapatos rojos de Karen

Érase una vez una niña llamada Karen, era bonita, dulce y delicada pero también era terriblemente pobre. Era tan pobre que los únicos zapatos que poseía eran unos de...

Leer más
Pulgarcita (Thumbelina)

Pulgarcita (Thumbelina)

Había una vez una pareja casada. Realmente ansiaban tener un bebé, pero para ellos simplemente no era posible. Un día, la esposa fue a ver a la vieja bruja...

Leer más
Tarzán (Princesa Jane Porter)

Tarzán (Princesa Jane Porter)

La gorila Kala sentía mucha curiosidad y cruzó el puente de cuerdas que tenía la frondosa selva africana con una extraña casa construida en un árbol. Nunca había visto...

Leer más
Peter Pan

Peter Pan

En las afueras de la ciudad de Londres, vivían tres hermanos: Wendy, Juan, y Miguel. A Wendy, la hermana mayor, le encantaba contar historias a sus hermanitos. Y casi...

Leer más
La Mujer del Pescador

La Mujer del Pescador

Hace muchísimos años que, en un solitario cabo del mar del Norte, se alzaba una pobre casita. En ella vivían un pescador y su mujer. Cada mañana, el hombre...

Leer más
La Princesa de la Lluvia

La Princesa de la Lluvia

Un día muy muy lluvioso la princesa y otros niños jugaban en casa, la lluvia no paraba y seguía, parecía que no tuviese fin.

Leer más