Cuentos de Princesas

Leyenda del Saci Pererê

Leyenda del Saci PererêCuento corto: Leyenda del Saci Pererê

Érase una vez dos chicos: Pedro y Hugo, que vivían en el «Sítio Dona Benta» y estudiaban en la misma escuela. Tenían diez años. Pedro era el más estudioso, usaba anteojos y le encantaba leer; Hugo era el más tranquilo, pero muy asustado. Eran amigos desde la infancia, ya que sus casas siempre habían estado una al lado de la otra. Eran casas de barro, cubiertas de enredaderas. A pesar de ser simples, estaban muy bien hechos y limpios.

Era un día muy caluroso y el sol era muy fuerte. Hugo, Pedro y su perro caminaban a casa desde la escuela. Ambos chicos llevaban tirachinas en sus bolsillos.

En el camino, cuando pasaban por un atajo en medio del bosque, Pedro le comentó a Hugo que había perdido su libro favorito y no lo encontraba. Hugo dijo que esto debe ser lo de Saci, que es un chico negro, que lleva una gorra roja en la cabeza, una pipa en la boca, siempre está sonriendo y solo tiene una pierna. El amigo también explicó que Saci siempre está engañando a la gente y escondiendo sus pertenencias. Además, es conocido por defender la naturaleza con la ayuda de sus poderes mágicos.

«Tonterías», dijo Peter. «No creo en Saci. Este es un cuento para niños». Fue entonces cuando un sonido salió del bosque «¡ROAAAR! ¡ROAAAR! ¡ROAA-AR!». «¿Qué fue eso?» preguntó Hugo. «¡AU AU AU!» El perro de Peter ladró. «¡Ooooo!» gritó Hugo. Y los chicos huyeron a las profundidades del bosque.

De repente, los dos muchachos tropezaron con una enredadera que estaba extendida sobre la hierba y cayó al suelo. Cuando se levantaron, se encontraron cara a cara con un chico negro de una sola pierna. Llevaba una gorra roja y fumaba en pipa. ¡Fue Saci! ¡Te tengo! dijo, riendo en las caras de los chicos.

«¿Saci? ¿Y tu?» preguntó Peter muy sorprendido de verlo ante sus ojos. «¡Sabía que existía!» exclamó Hugo, impresionado.

«¿Que estas haciendo por aquí?» preguntó Pedro, aún sin creer lo que veía. «No tengo tiempo para conversar. Noté algunos pájaros, amigos

los míos se han ido! ¿Estás detrás de esto? le dijo, señalando las eslingas que estaban en los bolsillos de los chicos. «¡No señor! ¡Solo usamos tirachinas para disparar latas! «Explicó los dos.

De repente, otro ruido vino del bosque. Un niño pequeño, de cabello rojo fuego y pies invertidos, saltó de un arbusto. «Saci, encontré los pájaros perdidos. ¡Están atrapados cerca, cerca de la Madriguera del Armadillo Gigante!».

«¡Gracias, amigo Curupira, iré allí!» respondió Saci. ¡Los chicos no podían creer lo que vieron! ¡La Curupira! ¡Fue entonces cuando una fuerte corriente de viento comenzó a envolver al Saci, formando un remolino a su alrededor y haciéndolo flotar! Fue uno de los hechizos de Saci.

Flotando, el Saci se dirigió al lugar indicado. Pronto encontró los pájaros enjaulados y comenzó a soltarlos. Los chicos, que lo seguían corriendo, llegaron más tarde y empezaron a ayudar.

Cuando casi terminaron de soltar a los pájaros, algo comenzó a acercarse al grupo. Era un hombre, de pelo largo, con sombrero de cazador. Llevó consigo un machete que utilizó para abrirse paso por el bosque.

El hombre parecía furioso. Sus pasos pesados rompieron las ramas en el camino. Hugo, temible por naturaleza, trató de esconderse entre las hojas de un arbusto, pero el hombre lo agarró por detrás y lo levantó. Luego ordenó «¡Dejen de soltar a mis pájaros!».

Inesperadamente, Saci desapareció. Era invisible, ante los ojos de todos los presentes allí, que quedaron impresionados por su desaparición. «¡Ven pronto!» gritó el cazador, pidiendo que apareciera el Saci.

«¡ROAAAR! ¡ROAAAR! ¡ROAAAR!» el rugido feroz de un jaguar sonó, sobresaltando al cazador. ¡Pero los chicos sabían que era cosa de Saci y no se asustaron! En ese preciso momento, el perro de Pedro aprovechó la oportunidad y saltó hacia la pierna del cazador para morderla.

«¡Perro travieso!» gritó el cazador herido y asustado. ahí es cuando él huyó, arrastrándose por los senderos del bosque, para no volver jamás.

Los chicos, ahora tranquilos, volvieron a soltar los pájaros y, como por arte de magia, Pedro acabó encontrando su libro dentro de la última jaula.

De camino a casa, todavía impresionado por todo lo ocurrido ese día, Pedro se preguntó: «¿Nos volveremos a encontrar con Saci? ¿O fue todo mi imaginación?».

FIN

Que tanto saben del cuento Leyenda del Saci Pererê

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento Leyenda del Saci Pererê. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

El Sapo y el Buitre (La fiesta en el cielo)

El Sapo y el Buitre (La fiesta en el cielo)

Entre los animales del bosque, se difundió la noticia de que habría una fiesta en el Cielo. Sin embargo, solo se invitó a animales voladores. Los pájaros se emocionaron...

Leer más
El vendedor de lluvias

El vendedor de lluvias

La tienda se encontraba al fondo de una calle serpenteante escondida y sin salida ubicada en la zona vieja de la ciudad. Era uno de esos lugares que sin...

Leer más
La Perla del Dragón

La Perla del Dragón

Hace muchísimos años, vivía un dragón en la isla de Borneo; tenía su cueva en lo alto del monte Kinabalu. Aquél era un dragón pacífico y no molestaba a...

Leer más
La zorra y el caballo

La zorra y el caballo

Un hombre que era dueño de una gran hacienda, tenía un caballo muy fiel quien ya estaba tan viejo que ni su dueño ya lo quería tanto, aunque considerando...

Leer más
Moana (Vaiana – Princesa Disney)

Moana (Vaiana – Princesa Disney)

Moana vivía con su familia en la bonita isla de Motunui, que estaba rodeada por un mar reluciente con un arrecife de coral. El papá de Moana era el...

Leer más
Un ángel navideño

Un ángel navideño

Hubo en el cielo un lindo y diminuto ángel al que llamaban pequeñín. Este angelito deseaba con todo su corazón estar en la tierra y saber como era una...

Leer más
Menu