Cuentos de Princesas

El medidor de la felicidad de Santa Claus

El medidor de la felicidad de Santa ClausCuento corto: El medidor de la felicidad de Santa Claus

Este cuento para niños de navidad cuenta que una vez había un niñito llamado Manuel que estaba muy enojado con Santa Claus por que veía que otros niños que él consideraba que no eran tan buenos como él, recibían más regalos. Llegó el día de navidad y Manuel tenía un plan. Como estaba enojado con Santa Claus, quería encontrarse con él y reclamarle por qué a algunos niños les daba más regalos que a él. Entonces se escondió al costado de un mueble mirando y mirando la chimenea sin cerrar los ojos en ningún momento. De pronto se dio cuenta que se originó un pequeño ruido: ¡era el trineo de Santa Claus! Manuel ya no estaba tan molesto sino más emocionado que nunca. Apareció Papá Noel con su gran trineo y se apresuró a subir por la chimenea (estaba apurado porque se le había hecho tarde y le faltaban 20 países para terminar su trabajo). Entonces Papa Noel apurado bajó por la chimenea y al regresar para subir por el mismo lugar por donde había entrado, se encontró con Manuel con un rostro que transmitía emoción y enojo al mismo tiempo. No eres justo, le dijo Manuel a Santa Claus. Le contó a Santa Claus por qué estaba molesto con él.

Santa sonrió y le dijo a Manuel que lo que pasaba era que en realidad recibían más regalos los niños que él consideraba qué eran menos felices. Ven y te mostraré, le dijo Santa Claus. Antes teníamos otras formas de medir cuántos regalos debíamos entregar pero no dio buenos resultados hasta que inventamos un medidor que nos hiciera saber cuan felices podíamos hacer a todos los niños del mundo y resultó, porque nos enviaron miles de cartas agradeciéndonos por nuestro trabajo.

Pues yo creo que ese medidor de la felicidad está malogrado porque a mí me tocan pocos regalos, reclamó Manuel. A lo que Santa respondió: Funciona muy bien, lo que pasa es que los niños que no tienen amor, ni a sus padres, ni amigos y que sufren mucho son los que tienen que recibir más para que se sientan felices, en cambio los niños como tú que sí tienen amigos y familia que los quieren y no están solos no te deberían importar tanto las cosas materiales. Tienes mucho más que ellos y en realidad necesitas menos cosas materiales. Nuestro medidor de la felicidad nos ha indicado que tú, en el fondo, no necesitas cosas materiales y eres feliz. Mira dentro de ti y sabrás que eres feliz. Esa navidad Manuel acompañó a Santa Claus a repartir los juguetes viendo que todo era verdad y decidió dar cada día de su vida a los niños parte del amor y la felicidad que él sí tenía. Manuel comprendió que hay cosas mucho más valiosas que los regalos materiales. Y colorín colorado, este cuento para niños de navidad se ha terminado.

Fuente: www.cuentoscortosparaniños.org

Que tanto saben del cuento El medidor de la felicidad de Santa Claus

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento El medidor de la felicidad de Santa Claus. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

La rama de avellana

La rama de avellana

Un tarde cálida de primavera, el niño Jesús dormía plácidamente. Su Madre María al verlo se alegro de ver que se había dormido solo, para compensarlo se fue al...

Leer más
Los zapatos rojos de Karen

Los zapatos rojos de Karen

Érase una vez una niña llamada Karen, era bonita, dulce y delicada pero también era terriblemente pobre. Era tan pobre que los únicos zapatos que poseía eran unos de...

Leer más
La Ratoncita que era Princesa

La Ratoncita que era Princesa

Érase una vez un viejo granjero que vivía en una aldea con sus tres hijos.Los tres eran unos jóvenes guapísimos.

Leer más
La oca de oro

La oca de oro

Había una vez un hombre que tenía tres hijos. Al más pequeño lo llamaban Tontorrón y era menospreciado por todos; se reían de él y le daban de lado...

Leer más
Las Tres Hilanderas

Las Tres Hilanderas

Érase una vez una niña muy holgazana que no quería hilar. Su madre la reprendía continuamente, pero ella no quería hilar. Un día, cansada, gritó tanto a su hija,...

Leer más
El ganzo de oro

El ganzo de oro

Hubo un hombre una vez, que tuvo tres hijos. El menor de ellos llamado Dummling era ignorado y siempre era la burla de sus hermanos. Llego el día en...

Leer más
Menu