Cuentos de Princesas

La Princesa Rosa y el Pájaro Dorado

La Princesa Rosa y el Pájaro DoradoCuento corto: La Princesa Rosa y el Pájaro Dorado

Érase una vez en un reino muy lejano, una hermosa princesa.

Su belleza era única porque tenía el pelo largo y rojo y le gustaban tanto las rosas que todos la llamaban la Princesa Rosa.

Todos en el reino la adoraban. Algunos niños le traían ramos de rosas. Unos ramos eran de rosas rojas, otros de rosas blancas y otros de rosas amarillas.

¿Princesa Rosa que rosa le gusta más?

Oh, me gustan todas las rosas del mundo, pequeños.

Y los abrazaba y les hacía cosquillas. Los niños estallaban en carcajadas.

Todas las noches tras el atardecer, la Princesa Rosa salía al balcón y batía las palmas. Oh, ven querido pájaro, un Pájaro Dorado llegaba volando de no se sabe dónde y se posaba en su hombro.

De repente, el pelo de la princesa empezaba a brillar, se iluminaba con una luz roja brillante.

¡Qué pajarito tan travieso! Te gusta jugar con mi pelo.

Enseguida, el pájaro empezaba a trinar una melodía cautivadora. La Princesa Rosa se unía a la canción y todo el reino se quedaba dormido y tenía dulces sueños hasta el amanecer.

Oh que voz tan dulce.

Buenas noches, queridos, dulces sueños.

Así pasaron los años. Todas las noches la Princesa Rosa, junto con el Pájaro Dorado, cantaban una preciosa nana para que la gente se quedase dormida y tuviese dulces sueños hasta el amanecer.

Pero un día ocurrió algo terrible, una malvada bruja supo de la Princesa Rosa. La princesa volvió a cantar y la bruja se tapó los oídos.

¡No me gusta! Es demasiado buena, demasiado amable.

La malvada bruja decidió echarle un maleficio. Abracadabra, sim sala suro, que el color de la rosa se vuelva oscuro.

Y el pelo de la Princesa Rosa se volvió tan negro como el carbón.

¡Oh vaya! Que le ha pasado a mi pelo, pero, tengo que cantarle a mi pueblo para que tenga dulces sueños.

Pero esa noche la Princesa Rosa salió al balcón y batió las palmas.

Pero cuando apareció el Pájaro Dorado, el pelo se le tornó negro en vez de rojo.

¡Oh no!

El pájaro trinó su cautivadora melodía y la Princesa Rosa cantó su nana. Todos en el reino se durmieron. Pero esa noche sólo tuvieron malos sueños y pesadillas.

¡Oh Dios mío, qué aterrador! –Sólo vi oscuridad, –yo vi serpientes por todas partes, –vi que me ahogaba en el océano, –ahora me da miedo quedarme dormido.

Al día siguiente, la princesa triste llamó al pájaro y le contó sus preocupaciones y le pidió una solución.

Oh dime, Pájaro Dorado. Qué puedo hacer para que mi pueblo tenga dulces sueños hasta el amanecer.

Pelo negro en agua rosa.

¿Pelo negro en agua rosa, me ayudará? Qué extraño.

A la princesa le sorprendió aquel consejo, pero sin embargo lo siguió.

Llenó una pila de agua y esparció unos pétalos de rosa en la superficie.

Después metió el pelo en el agua rosa e instantáneamente se volvió rojo.

Oh, es otra vez rojo, gracias pajarito.

Esa tarde, cuando el pájaro se posó sobre su hombro, el rojo brillante de su pelo iluminó el oscuro cielo una vez más.

La princesa cantó su nana y todo su reino se quedó dormido y tuvo dulces sueños hasta el amanecer.

¡Qué, ha vuelto! La malvada bruja estaba tan enfadada de que se hubiera roto su maleficio que decidió volver a lanzar su hechizo.

Jaja, ahora le enseñaré mi poder. Abracadabra, sim sala suro, que el color de la rosa se vuelva oscuro.

Y el pelo de la princesa, otra vez se volvió más oscuro que el carbón.

¡Oh no! Otra vez no, qué me está pasando.

Y esta vez, la malvada bruja se llevó todas las rosas del reino, vio a la princesa llorando y se alegró mucho.

Jajaja, veamos si ahora puedes romper mi maleficio.

Una vez más, la princesa triste le preguntó al pájaro.

Dime Pájaro Dorado, qué puedo hacer para que mi pueblo tenga dulces sueños otra vez hasta el amanecer.

Y el pájaro le respondió lo mismo que la última vez.

Pelo negro en agua rosa.

Pero no queda ni una simple rosa en todo el reino.

Pelo negro en agua rosa, el pájaro trinó y salió volando.

Oh por favor no te vayas, dame otra solución, por favor.

La princesa no sabía qué hacer. Era tan grande su angustia que se le llenaron los ojos de lágrimas, una cayó y en ese mismo instante, un joven y guapo príncipe que se había detenido bajo el balcón de la princesa abrió una pequeña caja y sacó un pelo.

Se arrodilló y colocó el pelo sobre la lágrima de la princesa. Y entonces sucedió un milagro. De repente el pelo rojo se convirtió en una rosa roja.

Ah, con esto lo conseguirá.

El príncipe cogió la rosa y se la llevó a la princesa. Para ti hermosa princesa.

Oh una Rosa. ¿Cómo la has encontrado?

La he hecho con tu lágrima y con un pelo rojo.

Emocionada, cogió la rosa e inmediatamente se secó las lágrimas y lanzó los pétalos al agua de la pila.

Después metió el pelo y se rompió la maldición. Todo el mundo suspiró asombrado.

¡Oh es mágico! –Joven dónde has encontrado ese pelo rojo.

Querido rey, cuando la princesa y yo éramos niños le arranqué un pelo de su cabellera como señal de mi lealtad hacia ella y ella hizo lo mismo conmigo, también me arrancó un pelo a mí.

Es verdad padre.

La princesa lo confirmó y sacó una pequeña caja, la abrió y dentro había un pelo del príncipe.

Todos estaban encantados con la noticia.

El Príncipe y la Princesa Rosa se casaron ese mismo día.

Cuando se enteró de que su maleficio se había roto otra vez, la malvada bruja se encolerizó tanto que explotó en diminutos trocitos.

Al final, las rosas florecieron en todos los jardines del reino una vez más, y también cada tarde, la Princesa Rosa cantaba su preciosa nana para que su pueblo durmiera y tuviera dulces sueños hasta.

FIN

Fuente: Cuentos de hadas españoles

Que tanto saben del cuento La Princesa Rosa y el Pájaro Dorado

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento La Princesa Rosa y el Pájaro Dorado. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

La Princesa encantada de ciudad Terin

La Princesa encantada de ciudad Terin

Érase un vez un castillo donde vivían la reina y el Rey de ciudad Terin, muy respetados y queridos por todos los pobladores de la ciudad.

Leer más
El ganzo de oro

El ganzo de oro

Hubo un hombre una vez, que tuvo tres hijos. El menor de ellos llamado Dummling era ignorado y siempre era la burla de sus hermanos. Llego el día en...

Leer más
El medidor de la felicidad de Santa Claus

El medidor de la felicidad de Santa Claus

Este cuento para niños de navidad cuenta que una vez había un niñito llamado Manuel que estaba muy enojado con Santa Claus por que veía que otros niños que...

Leer más
La Ratoncita que era Princesa

La Ratoncita que era Princesa

Érase una vez un viejo granjero que vivía en una aldea con sus tres hijos.Los tres eran unos jóvenes guapísimos.

Leer más
La Mente Mágica de Patty

La Mente Mágica de Patty

Érase una vez una hermosa señorita llamada Patty, era una auténtica artista. Creaba verdaderas obras de arte, pinturas hechas de su imaginación.

Leer más
La Princesa de Piedra

La Princesa de Piedra

¡Disfrútalo! ¡Aquí tienes el audio cuento! Érase una vez una joven muy hermosa, pero también muy triste. Su padre, el rey, la había prometido en matrimonio a un príncipe...

Leer más
Menu