Cuentos de Princesas

La Princesa encantada de ciudad Terin

La Princesa encantada de ciudad TerinCuento corto: La Princesa encantada de ciudad Terin

√Črase una vez un castillo donde viv√≠an la reina y el Rey de ciudad Terin, muy respetados y queridos por todos los pobladores de la ciudad.

Los reyes tenían 2 hijos, el príncipe Roger y la princesa Fátima.

Cierto día en la plaza de la ciudad había un tumulto de personas diciendo: ¡ladrona!, ¡llamen a seguridad!, ¡que no escapé!, ¡a la cárcel!.

Justo en ese momento pasa los reyes y sus hijos escoltados por soldados del castillo.

Al llegar donde estaban las personas, el Rey dice: que está pasando aquí, por qué tanto escándalo.

Uno de los pobladores le contesta, su majestad, disc√ļlpenos, pero he aqu√≠ esta ladrona de frutas, fue encontrada llevando estas manzanas de un vendedor.

El Rey le dijo: dígame anciana, es verdad que estaba robando.

La anciana le dijo: su majestad no volverá a pasar, de este error aprenderé.

El Rey le dijo: es muy tarde para arrepentimientos, tendr√° que ir al calabozo y pagar por su delito.

La anciana le dijo: ni pensarlo, yo la hechicera m√°s grande del mundo, maldigo tu reino, pasar√°s grandes penas de ahora en adelante.

El Rey le dijo: ¡no más habladurías! ¡Llévensela!.

Un a√Īo m√°s tarde, por la ma√Īana, en un d√≠a festivo de la ciudad, pas√≥ algo tr√°gico. La hija del Rey (la princesa) qued√≥ encantada, sin poder levantarse.

El Príncipe dijo: ¡Papá, mamá! Mi hermana no se levanta, ya es medio día.

¡Oh no, hija mía! Que te ha pasado, el Rey y la Reina sin comprender daban vueltas en el dormitorio sin poder hallar una explicación.

Pasaron días, meses sin poder curar a la princesa.

¡Que puedo hacer Dios mío, ya pasaron médicos y no encuentran el problema de mi hija, exclamó el Rey!.

En ese momento recordó el amargo encuentro con la anciana hechicera, y mandó a llamar a su guardia de confianza, ¡Thomás! Ven, necesito que me traigas al mejor hechicero de la ciudad.

Thomas dijo: mi alteza de inmediato le traigo.

Pasaron unas 2 horas para que regrese Thomas con el hechicero. Mi alteza aquí le traigo a al hechicero.

Mi querido Rey, soy Ruf√≥n, ¬Ņen qu√© puedo servirle?

Hechicero podría ver a mi hija, no podemos dar con su enfermedad, ella no puede levantarse, quedo dormida ya varios meses.

Oh, mi Rey, lamento comunicarle que la princesa está encantada. Un hechizo muy potente que no puedo romper!!!. Pero existe una poción para poder revertir el hechizo.

El Rey dijo: ¬Ņd√≠game c√≥mo conseguimos esa poci√≥n?.

Debemos recolectar ingredientes los cuales son: agua pura de iglesia, tres fresas bien maduras, un pelo de le√≥n y por √ļltimo una hoja tierna de un √°rbol de medianoche.

¬°De inmediato! Thomas re√ļne a tus mejores hombres y tr√°iganme los ingredientes necesarios.

Al día siguiente Thomas ya con sus soldados emprenden la marcha en busca de los ingredientes:

  • Primero, agua pura de iglesia: lo consiguen muy r√°pido en la iglesia del pueblo.
  • Segundo, tres fresas bien maduras: una b√ļsqueda intensa por el sembr√≠o de fresas, pero logran conseguir las mejor fresas.
  • Tercero, un pelo de le√≥n: por la tarde emprenden la b√ļsqueda de un le√≥n, despu√©s de 1 hora de b√ļsqueda por fin encuentra a uno en medio del bosque, para no herir al le√≥n le dan un pedazo de carne con sedante para hacerlo dormir. El le√≥n despu√©s de unos 10 minutos de comer comienza el efecto del sedante quedando completamente dormido, de inmediato Thomas dice, ¬°Correr y sacarle un pelo!.
  • Cuarto, hoja tierna de un √°rbol: ya con tres de los ingredientes solo quedaba la hoja tierna del √°rbol, una espera con mucho miedo por estar en medio del bosque. Al llegar la media noche subieron al √°rbol m√°s alto que encontraron y lograron sacar el √ļltimo ingrediente.

¡Bravo! Dijo Thomas, ahora si vamos y llevémoslo al Rey.

En el castillo el Rey esperaba impacientemente, recorriendo de un lado a otro.

Rufón le dijo: tranquilo, mi querido Rey, todo saldrá bien, se revertirá el hechizo de la princesa encantada. Miré mi Rey, ya están de regreso.

El Rey le dijo: Thomas, c√≥mo les fue, ¬Ņpudieron recolectar los ingredientes?

Thomas le dijo: si mi Rey aquí tenemos todos lo que nos pidieron. Toma Rufón, ahora es tu trabajo poder sanar a la princesa encantada.

Rufón prepara la poción mágica y le dice al Rey: ¡Ya lo tengo creado!, mi Rey usted mismo le tiene que dar de beber.

El Rey, muy nervioso, con un nudo en la garganta, le da de beber a la princesa, después de 1 minuto transcurrido la princesa lentamente comienza a abrir los ojos, mirándole al Rey dice: Papá que paso, por qué están tantas personas aquí, dónde está mamá.

La Reina dijo: hija mía, aquí estoy, no tengas miedo, fuiste hechizada y no podías despertar, pero todo ya paso.

Desde ese momento todo volvió a la normalidad, la familia del Rey y la ciudad de Terin volvieron a vivir muy felices.

FIN

Reflexión del cuento: Este cuento nos invita a reflexionar sobre las consecuencias de nuestros actos y decisiones, y cómo pueden afectar no solo a nosotros sino también a las personas que nos rodean. La anciana hechicera, en un acto de venganza por haber sido castigada por un delito, lanzó un hechizo que afectó a la princesa del reino y causó gran dolor a su familia y a la ciudad en general.

Además, el cuento también nos muestra la importancia de buscar soluciones y no rendirnos ante las adversidades. El Rey y su equipo no se dieron por vencidos y buscaron la forma de revertir el hechizo para salvar a su hija, demostrando que con perseverancia y determinación se pueden superar los obstáculos más difíciles.

Que tanto saben del cuento La Princesa encantada de ciudad Terin

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus ni√Īas y ni√Īos sobre el cuento La Princesa encantada de ciudad Terin. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¬ŅC√≥mo se llama el cuento?
  • ¬ŅQu√© personajes aparecieron en el cuento?
  • ¬ŅQui√©n fue el presonaje principal del cuento?
  • ¬ŅCu√°l fue tu parte favorita del cuento?
  • ¬ŅEn que lugar ocurrio la historia?
  • ¬ŅInventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos so√Īadores, de aventura, dragones, pr√≠ncipes, princesas y muchos m√°s!

El Príncipe y el Mendigo

El Príncipe y el Mendigo

√Črase una vez un ni√Īo, llamado Tom Canty que viv√≠a en una humilde casa con sus padres. Se trataba de un joven muy pero muy pobre, pero bondadoso y...

Leer m√°s
Las migajas en la mesa

Las migajas en la mesa

Un buen d√≠a un campesino aprovecho para decir lo siguiente a sus peque√Īas mascotas: -¬ęVamos, ap√ļrense y suban a la mesa para que coman todas las migajas que quedaron¬Ľ,...

Leer m√°s
La Sepultura

La Sepultura

Un labrador muy rico estaba un día delante de su puerta, mirando sus campos y sus huertos; el llano estaba cubierto por la cosecha; los árboles estaban cargados de...

Leer m√°s
Los m√ļsicos de Bremen

Los m√ļsicos de Bremen

Había una vez un burro que era muy viejo y vivía en una casa humilde con su amo. Pero este, al ver que el animal ya no le iba...

Leer m√°s
Un √°ngel navide√Īo

Un √°ngel navide√Īo

Hubo en el cielo un lindo y diminuto √°ngel al que llamaban peque√Ī√≠n. Este angelito deseaba con todo su coraz√≥n estar en la tierra y saber como era una...

Leer m√°s
Jack y las habichuelas m√°gicas

Jack y las habichuelas m√°gicas

Autor Original: An√≥nimo (pero se han hecho algunas adaptaciones) Jack era un joven e inocente aldeano que viv√≠a junto a su madre en una caba√Īa en el bosque. Como...

Leer m√°s
Menu