Cuentos de Princesas

La Pastelera Trabajadora

La Pastelera TrabajadoraCuento corto: La Pastelera Trabajadora

Hace mucho tiempo en una ciudad, vivía Mandy, una pastelera cuyos dulces y tartas eran famosos en toda la ciudad, especialmente sus magdalenas de fresa y de chocolate.

Mandy habría muy pronto su pastelería, y sólo vendía los dulces más frescos, hechos con los mejores ingredientes. Si le sobraban magdalenas a lo largo del día, las repartía de forma gratuita entre los niños y al día siguiente preparaba más.

Las multitudes se agolpaban en su pastelería.

Señora: de verdad Mandy, dos magdalenas están buenísimas. Mi hijo sólo quiere tus magdalenas para su cumpleaños.

Mandy: muchísimas gracias a que tiene 2 magdalenas de regalo por tu cumpleaños. Muchas felicidades.

Muchas gracias tía.

Justo enfrente de su tienda se encontraba la tienda de dulces de Barney. Barney era muy vago, siempre veía a los clientes haciendo cola por las tartas de Mandy y sentía celos.

Si su negocio continúa creciendo, no entra a mi pastelería. Debo hacer algo.

Así que Barney ideo un sistema para conseguir que acudiesen más clientes a su tienda.

Dos magdalenas por el precio de uno. Dos magdalenas por el precio de uno.

Algunos de los clientes de la tienda de Mandy fueron a la de Barney, pero no tardaron en regresar a la Mandy.

Barney: dos magdalenas por el precio de una.

Señor: Barney tus magdalenas no son tan buenas como las de Mandy, aunque las vendas más baratas. Tus tartas no están lo bastante frescas. Lo siento.

Un día un noble llegó a la tienda de Mandy.

Hola, ¿Es usted la famosa pastelera Mandy?

Sí, ¿En qué puedo ayudarle?

Mi hijo probó sus magdalenas de chocolate en el cumpleaños de un amigo e insiste en tener las mismas para su propia fiesta de cumpleaños.

Sería un honor, señor. Por qué no prueba una magdalena y me decide si le gustan.

Oh será maravilloso, ummm están deliciosas. Me encantaría tenerlas para la fiesta.

Me alegro muchísimo. ¿Cuántas necesita y cuánto es su cumpleaños?

La fiesta es el sábado. ¿Dentro de tres días, podría enviarme 100 magdalena a mi casa?

Tendré las magdalenas preparadas y la recibirá el sábado a las tres de la tarde.

Mandy trabajó muy duro y preparó 100 magdalenas.

Por otro lado, Barney había oído el gran encargo que había recibido Mandy y decidió arruinarlo.

Barney: si a un noble de la corte del rey le gustan sus dulces, nadie volverá a mi pastelería. Debo estropear su encargo.

Aquella noche cuando Mandy tenía todas las magdalenas preparadas.

Mandy: por fin ya tengo 100 magdalenas preparadas. Las llevare a la casa del noble a primera hora de la mañana.

Barney: llevaras las magdalenas solamente si siguen existiendo por la mañana. Jajaja

A la mañana siguiente, Mandy se quedó impresionada al ver que todas sus tartas se las habían comido los ratones.

¡Cielos! ¿Cómo ha ocurrido esto? ¿Qué voy a hacer? Debo entregarlas en 3 horas.

Mandy estaba muy preocupada. Justo entonces llegó Barney.

Barney: ¿Que ha pasado Mandy? ¿Por qué estás tan preocupada?

Mandy: ¡Tú!, tú nunca abres la tienda tan pronto. ¿Qué haces aquí?

Barney: hoy tengo que hacer una abundante entrega en la casa del noble.

Mandy: haz robado las magdalenas de mi pastelería.

Barney: todo tiene su justificación en los negocios. Jajaja

Ahora Mandy estaba muy enfadada. No dejaría que Barney se saliese con la suya.

¿Pero qué podía hacer? ¡De repente se le ocurrió una idea!

Rápidamente corrió hacia la cocina de su pastelería y tres horas después, esto es lo que consiguió.

Niño: Mira, mamá, una tarta que parece un Castillo, una tarta Castillo. ¡Quiero una!

Oh que tarta tan bonita ¿La has hecho tú sola?

Mandy: Si.

Y así, Mandy entregó una tarta como ninguna otra en la casa del Noble.

Niño: Oh esa tarta es preciosa.

Mandy: ¡Gracias! Sé que querías magdalenas, pero se me ocurrió hacer algo especial por tu cumpleaños.

Niño: Pues me encanta.

Y ahora Mandy era famosa no sólo por sus magdalenas, sino también por la belleza de sus tartas. Y empezó a recibir más encargos que nunca.

En esa situación sin remedio, Mandy no perdió la calma y con un poco de creatividad lo cambió todo para aflorar aún más exitosa que antes.

FIN

Fuente: Cuentos de hadas españoles

Que tanto saben del cuento La Pastelera Trabajadora

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento La Pastelera Trabajadora. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

Los tres pelos de oro del diablo

Los tres pelos de oro del diablo

Había una vez una pobre mujer que dio a luz a un precioso bebé, el cual nació envuelto en la tela de la suerte. Entonces, los sabios predijeron que...

Leer más
Belén ¡La Princesa Cristiana!

Belén ¡La Princesa Cristiana!

¡Disfrútalo! ¡Aquí tienes el audio cuento! Había una vez en un reino muy lejano, una princesa llamada Belén. Era conocida por ser la más hermosa y bondadosa de todas...

Leer más
Los Tres Deseos

Los Tres Deseos

¡Disfrútalo! ¡Aquí tienes el audio cuento! Hubo una vez un hombre, que sentado junto al fuego de la chimenea con su mujer, comentaba la felicidad de sus vecinos que...

Leer más
¡Al agua, Patito!

¡Al agua, Patito!

¡Disfrútalo! ¡Aquí tienes el audio cuento! Érase una vez un patito pequeño, hermoso, inteligente y amarillo, al que le gustaba jugar, correr, cantar, saltar y nadar. Pero no le...

Leer más
Los regalos de Mamá Noela

Los regalos de Mamá Noela

Llegaba Navidad y se alistaba Papá Noel, su traje estaba muy bien planchado, los renos ya preparados y muy fuertes, los regalos bien empacados y todo lo necesario para...

Leer más
Su Majestad Miau

Su Majestad Miau

Había una vez una vieja viuda que vivía con un gato. Este era un gato adulto pero demasiado glotón, que comía como si todavía fuera un gatito. Cierta mañana...

Leer más
Menu