Cuentos de Princesas

La Campana

La CampanaCuento corto: La Campana

Cierta vez, en un pueblo escondido entre altas montañas, se celebraba una gran fiesta.

–¡Qué fiesta tan divertida! –dijo el niño que tocaba el tambor.

De pronto, dominando los gritos y las canciones, se escuchó el sonido de una campana.

–¿Dónde está esa campana? –se preguntaron todos, buscándola por todas partes sin encontrarla.

El rey tomó cartas en el asunto y ofreció una valiosa recompensa a quien descubriera la campana.

Varios niños empezaron a recorrer el bosque en busca de la campana, y uno de ellos preguntó a un conejito que estaba tomando el sol:

–¿Sabes dónde está la campana misteriosa?

–Nunca oí hablar de esa campana –respondió el conejo–. ¡Vaya cosas de buscar!

Los niños se adentraron en el bosque y encontraron un burrito que estaba comiendo hierba.

–¿Sabes dónde está la campana invisible? –le preguntaron.

–¿De qué campana me hablan? –Respondió el burrito–. En este bosque no hay ninguna campana.

Todos los niños se marcharon a sus casas cansados de recorrer el bosque, y sólo Raúl el hijo del rey, siguió buscando la campana.

–¿Sabes dónde está? –le preguntó a un búho que estaba descansando en la rama de un árbol.

–Jamás he oído sonar tal campana –respondió el búho.

Siguió caminando y, de pronto, un niño vestido de blanco apareció ante él.

–¿Has venido también a buscar la campana? –preguntó Raúl al niño vestido de blanco.

–No –respondió el niño–. Y tú ¿por qué la buscas? Eres el hijo del Rey, y no te hace falta la recompensa que ofreció tu padre.

–Me gustaría encontrarla para llevármela a mi palacio. Así todos los súbditos de mi padre podrían verla y oírla y se pondrían muy contentos.

–Veo que te preocupas por los demás –dijo el niño vestido de blanco–, y esto está muy bien.

–¡Allí está la campana! –Dijo el niño vestido de blanco–. Tú has podido encontrarla porque eres bueno y generoso.

–Sí –dijo el príncipe–, me gusta que todos los que me rodean sean felices. Y, cuando sea rey, procuraré seguir como ahora para ser amado por todos.

–¿Podré llevarme la campana a palacio? –preguntó Raúl.

–No –respondió el niño vestido de blanco, que en realidad era el ángel de la guarda del príncipe–; ya no volverás a verla nunca más. Sólo la escucharás si alguna vez faltas a tu promesa de ser un buen rey.

El príncipe se quedó a dormir en el bosque, y el ángel de la guarda veló su sueño.

A la mañana siguiente le ayudó a traspasar el río en una barca, y se despidió de él antes de llegar a palacio.

–No olvides –le dijo el ángel– que aunque no me veas, siempre estaré a tu lado.

–¿Dónde has estado? –preguntó el Rey a su hijo.

–Buscando la campana –respondió Raúl–. La encontré, pero estaba muy alta, cerca de las estrellas, y no pude cogerla.

Al cabo de un tiempo, Raúl fue proclamado rey y nunca olvidó su promesa de ser un monarca bueno y generoso.

A veces, cuando iba a cometer alguna falta, la campana sonaba como si fuera un aviso de su ángel de la guarda, y Raúl se arrepentía al instante de su mal pensamiento.

FIN

Que tanto saben del cuento La Campana

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento La Campana. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

El zapatero y los duendes

El zapatero y los duendes

Este era un zapatero muy humilde, cuyo negocio no iba bien. Una noche fría de invierno, gastó los pocos centavos que tenía en comprar algo de cuero y le...

Leer más
El ratoncillo blanco

El ratoncillo blanco

Un día, el rey de un próspero reino salió de caza él solo y mientras andaba por el bosque, se perdió. Estaba intentando encontrar el camino de nuevo cuando...

Leer más
La niña desobediente

La niña desobediente

Hubo una vez una niña que nunca obedecía a su madre, y a causa de ello, le pasaron muchas cosas. Hasta que una vez enfermo de gravedad y como...

Leer más
El pichoncito

El pichoncito

Había una vez un cazador que estando en el bosque oyó los gemidos de un niño pequeño, el llanto venía de un árbol. Cuando el cazador bajo al niño...

Leer más
El niño más bueno del mundo y su gato Estropajo

El niño más bueno del mundo y su gato Estropajo

Hola, me llamo Ignacio y he decidido ser el niño más bondadoso de todos. Que me entreguen un premio mundial por ser tan bueno. ¿Pero… qué hago? ¡Ya sé!...

Leer más
Shrek (Princesa Fiona y Burro)

Shrek (Princesa Fiona y Burro)

Érase una vez… un gran ogro llamado Shrek que vivía tranquilamente en un pantano muy lejano, lejos de los ruidos mundanales y, sobre todo, lejos de cualquier ser viviente...

Leer más
Menu