Cuentos de Princesas

La bella durmiente del bosque

La bella durmiente del bosqueCuento corto: La bella durmiente del bosque

Hace muchos años una pareja de esposos que eran reyes, acababan de casarse y anhelaban tener un bebé, el tiempo pasaba y no llegaba aun la anhelada criatura. Una mañana, la reina acababa de bañarse y al salir una rana le dijo:

-«Mi reina, en este año tendrás una niña».

Y así sucedió, la reina tuvo una bebé tan hermosa que su padre, el rey, no podía ocultar lo orgulloso que se sentía de su niña. Por ello organizo una fiesta en palacio donde irían sus amistades y familiares. Pero también estarían invitadas un grupo de hadas, ellas eran trece, pero en palacio solo tenían 12 platos de oro, por ese motivo hubo que invitar solo a doce hadas.

Llego el día de la fiesta y cada una de las hadas invitadas le obsequiaba a la bella niña una virtud. Pero la hada que no fue invitada, se lleno de ira y fue a palacio, entro de un momento a otro y grito:

-«Cuando su hija cumpla 15 años se pinchara el dedo y morirá en ese mismo instante».

Y luego huyo, pero una de las hadas salio al frente y dijo:

-«La niña no morirá, pero dormirá por 100 años».

El rey no lo podía creer y quedo entristecido, sin embargo el tiempo pasaba y la niña crecía llena de belleza y virtudes, siempre amable y bondadosa, todos la querían mucho. Llego el día en que la niña cumplía 15 años, sus padres salieron a hacer unas compras para los preparativos, mientras la niña estando sola recorría cada ambiente con mucha curiosidad.

La joven abrió una puerta y encontró a una anciana que estaba hilando, cuando se acerco quiso hacer lo mismo pero se pincho el dedo quedando en el acto profundamente dormida. Extrañamente sucedió lo mismo con todos los animales y personas y todo lo que había alrededor de la niña, quedaron profundamente dormidos, incluso sus padres, cuando ingresaron a palacio.

Al pasar los 100 años de la extraña declaración, un anciano le contó a un príncipe que había una joven durmiendo hace mucho tiempo y que para llegar a ella había que pasar una cortina de grandes espinas, el joven príncipe, sin miedo, ingreso al jardín y quedo maravillado de ver tan bellas flores y a tan linda joven, ese día se cumplían los 100 años que la bella durmiente descansaba. Cuando el príncipe se acerco no pudo evitarlo y le dio un beso en la mejilla a la joven, ella despertó sonriente, también despertaron sus padres y todos los seres vivientes alrededor de ella.

Tiempo después ellos se casaron y todos vivieron muy felices para siempre.

Fuente: www.cuentoscortosparaniños.org

Que tanto saben del cuento La bella durmiente del bosque

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento La bella durmiente del bosque. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

Mirta y los Dragones Celestiales

Mirta y los Dragones Celestiales

Cuenta la historia que en un castillo muy lejano vivía una princesita llamada Mirta, era muy amada por el Rey y la Reina.

Leer más
La Ratoncita que era Princesa

La Ratoncita que era Princesa

Érase una vez un viejo granjero que vivía en una aldea con sus tres hijos.Los tres eran unos jóvenes guapísimos.

Leer más
Riquete el del Copete

Riquete el del Copete

Érase una vez, hace mucho, mucho tiempo, vivía una reina.Después de intentar tener un hijo durante muchos años, fue bendecida con un bebé. Pero este pequeño nació muy feo...

Leer más
La Molinera

La Molinera

Cierta vez, existió una molinera muy buena y bonita que se ganaba la vida moliendo trigo en su molino. –¡Buenos días, Grettel! –saludaron las gallinas, que cada mañana venían...

Leer más
Las Hadas

Las Hadas

Érase una vez una viuda que tenía dos hijas. La mayor asemejaba a la madre en todo, tanto físicamente como en el carácter, quien veía a la madre veía...

Leer más
Los dos compañeros de viaje

Los dos compañeros de viaje

Las montañas no se encuentran nunca, pero los hombres se encuentran y con mucha frecuencia los buenos con los malos. Un zapatero y un sastre se encontraron frente a...

Leer más
Menu