Cuentos de Princesas

El rey malvado

El rey malvadoCuento corto: El rey malvado

Había una vez un rey que era tan malvado que no permitía que ninguna viuda viviera en su reino, porque estaba seguro de que habían causado la muerte de sus esposos; tampoco admitía hombres o mujeres gruesos, ya que temía que se comieran todo en el reino.

También era muy orgulloso y arrogante, y si algún hombre era más alto que él, le daría la opción de bajarlo a una altura adecuada al cortarle la cabeza o las piernas.

Sus súbditos le tenían tanto miedo, que las mujeres casadas no dejaban que sus maridos se perdieran de vista un momento para que no les ocurriera nada malo. Tenían tanto miedo de convertirse en viudas que siempre estuvieron de acuerdo con sus esposos en todos los puntos, no sea que al estar en desacuerdo pudieran provocar un ataque de indigestión, o algo peor que pudiera producir la muerte.

Y cuando sus hijos comenzaban a crecer rápidamente y apuntaban a ser más altos que el rey, sus temores aumentaban. Si los alimentaban con pudín, que no promueve el crecimiento, corrían el riesgo de engordar; y si los alimentaban con carne, para que adelgazaran, probablemente crecerían alto.

Muy pronto se hizo evidente que había más jorobados en ese país que en cualquier otro; porque tan pronto como los niños se acercaran a la altura prohibida, sus padres suspenderían los pesos pesados de sus hombros, de modo que sus espaldas se redondearan y eventualmente jorobaran.

A los jóvenes, cuando tenían una edad para casarse, les resultaba muy difícil conseguir que una mujer los aceptara, porque tenían miedo de convertirse en viudas y también porque muchos de los hombres estaban jorobados.

Pero, a pesar de la maldad del rey, los hombres casados admitieron que su condición había mejorado considerablemente.

Ahora, en la ciudad más grande de este país había un hombre muy sabio, muy versado en la ley y en la fabricación de hierbas medicinales, porque era el verdugo público y el químico del lugar. Ante él, por lo tanto, fue una delegación del pueblo para presentar sus quejas; y después de que el portavoz terminó lo que tenía que decir, el verdugo lo consideró por un momento y dijo:

– «Se consideró que el predecesor de nuestro rey era justo y generoso porque permitía a cada hombre retener una quinta parte de su producto para el mantenimiento de su familia, y el impuesto que impuso en esta quinta parte siempre se pagaba fácilmente». Aquí tocó el borde de su hacha afilada y sonrió; y la delegación exclamó:

– «Muy bien, y así fue.» decía el pueblo.

– «Ahora, el rey actual», continuó el hombre sabio, sintiendo nuevamente el filo de su hacha, «ha aumentado magnánimamente esta parte haciendo crecer lo que retenéis ¡y aún así no estáis satisfechos! »

– «Sí, es la generosidad del rey que todos sentimos», dijo el portavoz de la delegación. «Pero, si se nos permite expresarle una opinión, señor, nosotros…»

– «Ciertamente puedes», interrumpió el hombre sabio, pasando su mano rápidamente sobre el hacha, «ciertamente puedes, pero ¿por qué no deberías?»

Para entonces, el portavoz principal se había puesto detrás de los demás, y era muy evidente que los miembros de la delegación se estaban dando cuenta de que la lógica del verdugo era demasiado aguda para ellos.

Al ver que todos estaban en silencio, el verdugo continuó diciendo que el rey, en su opinión, había sido extremadamente considerado; porque, por ley contra las viudas, había contribuido a la felicidad y la larga vida de los esposos; y, al promulgar que ningún hombre debería exceder cierta altura o robustez, habían economizado de muchas maneras, porque comían menos y su ropa les costaría menos.

De hecho, no veía razón para la insatisfacción; pero como habían acudido a él como hombre sabio y de ley, sintió que era su deber presentar sus supuestas quejas ante el rey, y él, el verdugo, estaba seguro de que el rey les respondería de manera adecuada. Y habiendo dicho esto, levantó el hacha hacia la luz para ver que no había una muesca en el borde, lo que hizo que la delegación temblara más violentamente.

El verdugo, sin embargo, no les permitiría retirarse, porque las quejas de un pueblo no deberían ser ocultadas del oído del rey; pero los miembros de la delegación se asustaron tanto que escaparon por las ventanas lo más rápido que pudieron. Y cuando el rey se enteró de todo, comentó:

– «La locura ha entrado dignamente por la puerta, y la sabiduría ha escapado sin ceremonias por la ventana».

FIN

Que tanto saben del cuento El rey malvado

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento El rey malvado. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

La anciana mendigante

La anciana mendigante

Una pobre señora ya avanzada en años tenía que mendigar para poder comer y continuar con vida. La mendiga no tenía a nadie y cada vez que pedía y...

Leer más
Una verdadera Princesa

Una verdadera Princesa

Hubo una vez un Rey y una Reina que tenían un hijo. El Rey y la Reina querían que se casase con una Princesa, con una verdadera y auténtica...

Leer más
La doncella sin manos

La doncella sin manos

A un molinero le iban mal las cosas y cada día era más pobre; al fin, ya no le quedaban sino el molino y un gran manzano que había...

Leer más
La hilandera perezosa

La hilandera perezosa

En un pueblo lejano hubo una vez, una pareja de esposos que a veces no se ponían de acuerdo. La esposa era muy floja, no le gustaba hacer los...

Leer más
El soldadito de plomo

El soldadito de plomo

Había una vez un niño al que le regalaron una caja llena de soldados de plomo. Todos eran muy apuestos y valientes, pero había uno al que le faltaba...

Leer más
Cuento de Navidad

Cuento de Navidad

Hubo una vez un hombre llamado Ebenezer Scrooge, el cual era inmensamente rico. Tiempo atrás había montado una exitosa compañía con su único socio, Marley, el cual ya llevaba...

Leer más
Menu