Cuentos de Princesas

El Molinillo de los Enanos Colorados

El Molinillo de los Enanos ColoradosCuento corto: El Molinillo de los Enanos Colorados

Había una vez, hace muchísimos años, dos hermanos que eran pescadores. Shiro, el mayor, tenía barcos grandes, redes nuevas y una hermosa casa. Jun, el menor, era pobre; sus redes eran viejas y, por más que trabajaba, no conseguía lo suficiente para comer. Una mañana, Jun salió a pescar en su pequeña barca. Después de todo un día de trabajo, no pudo pescar ni un solo pez. Por eso, fue a casa de su hermano y le dijo: «Shiro, he trabajado todo el día; pero no he pescado ni un solo pez. Préstame un poco de arroz para que comamos mi mujer y yo».

Su hermano le cerró la puerta en las narices y gritó: «¡Déjame en paz! Así aprenderás a cuidar de tu familia…».

El pobre Jun volvía muy triste a su casa. De pronto, en un recodo del sendero, encontró a un anciano de gran barba blanca. El anciano le dijo con voz muy dulce: «Jun, eres un buen hombre y por eso he venido a ayudarte». Los enanos colorados poseen un molinillo mágico. Vete a buscarlos y llévales este tarro de mermelada de cerezas.

Como a ellos les gusta mucho, «te lo cambiarán por el molinillo mágico». «¿Y para qué sirve ese molinillo?», preguntó Jun. «Si giras la manivela a la derecha y pides un deseo, te será concedido. Cuando quieras que el molinillo se detenga, debes decir: Gracias, molinillo, ya tengo suficiente. Luego, debes girar la manivela hacia la izquierda. Pero nunca dirás a nadie para qué sirve, ni cómo funciona el molinillo».

El joven pescador dio las gracias al anciano y se dirigió a las tierras de los enanos colorados. El joven Jun llegó a tierra de los enanos colorados y todo sucedió como le había anunciado el anciano. El rey de los enanos colorados llamó a Jun y le dijo: «¿Qué quieres a cambio del tarro de mermelada?». «El molinillo», dijo Jun. Después de algunas discusiones, Jun consiguió hacerse con el molinillo mágico. A partir de aquel momento, cambió la vida de Jun. Primero, pidió al molinillo que le moliera una casa nueva; más tarde, una barca nueva y redes y comidas y dinero… Y cuando ya tenía suficiente de cada cosa que pedía, giraba la manivela hacia la izquierda y decía: Gracias, molinillo, ya tengo suficiente.

El joven pescador se hizo muy rico y, como tenía buen corazón, repartía aquellas riquezas con todos sus vecinos. Cuando Shiro se enteró de la riqueza de su hermano, se puso verde de envidia y corrió a visitarle: «Querido hermano Jun, ¿cómo has conseguido tantas riquezas?». Jun recordaba lo que le había dicho el anciano; por eso, no le dijo nada. Desde aquel día, el malvado Shiro comenzó a espiar a su hermano para descubrir su secreto. Una noche espiaba por una ventana cuando vio que Jun cogía el molinillo y decía: «Molinillo, muéleme un poco de dinero. Quiero repartirlo con los pescadores que perdieron sus barcas en la tormenta…». El malvado Shiro se escondió para no ser descubierto, esperó a que su hermano saliera de casa, entró y robó el molinillo. Luego recogió algunas cosas y embarcó para lejanas tierras.

Pasaron muchos días de travesía, sufrieron varias tormentas y se perdió parte del equipaje y toda la sal. Cierto día, Shiro notó que la comida estaba sosa. Por eso, se fue a su camarote, giró la manivela a la derecha y dijo: «Molinillo, muéleme un poco de sal». El molinillo comenzó a moler sal. Cuando ya tuvo bastante, Shiro exclamó: «Deja de moler, ya tengo suficiente sal». Pero el molinillo seguía moliendo. Shiro no sabía que debía girar hacia la izquierda para que se detuviera el molinillo. «¡Deja ya de moler sal, maldito molinillo!», gritaba Shiro. Pero el molinillo molía y molía. Primero, se llenó de sal el camarote; luego, la cubierta. Por último, el barco no pudo soportar tanto peso y se hundió. Y, como nadie ha girado la manivela hacia la izquierda, el molinillo sigue todavía moliendo sal en el fondo del mar. Por eso, dicen, sabe a sal el agua del mar.

FIN

Que tanto saben del cuento El Molinillo de los Enanos Colorados

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento El Molinillo de los Enanos Colorados. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

Una verdadera Princesa

Una verdadera Princesa

Hubo una vez un Rey y una Reina que tenían un hijo. El Rey y la Reina querían que se casase con una Princesa, con una verdadera y auténtica...

Leer más
Yorinda y Yoringuel

Yorinda y Yoringuel

Érase una vez un viejo castillo que estaba situado en un inmenso y espeso bosque. Vivía en él, completamente sola, una vieja bruja. De día tenía la figura de...

Leer más
El niño del tambor

El niño del tambor

Había una vez, hace mucho tiempo, una familia muy pobre que vivía cerca de la ciudad de Belén. Ellos tenían un niño que, a pesar de la difícil situación,...

Leer más
La hilandera perezosa

La hilandera perezosa

En un pueblo lejano hubo una vez, una pareja de esposos que a veces no se ponían de acuerdo. La esposa era muy floja, no le gustaba hacer los...

Leer más
El Oso y el Reyezuelo

El Oso y el Reyezuelo

El oso y el lobo se paseaban un día por el bosque, cuando el oso oyó cantar a un pájaro. -Hermano lobo, -le preguntó-, ¿quién es ese hermoso cantor?...

Leer más
El ganzo de oro

El ganzo de oro

Hubo un hombre una vez, que tuvo tres hijos. El menor de ellos llamado Dummling era ignorado y siempre era la burla de sus hermanos. Llego el día en...

Leer más
Menu