Cuentos de Princesas

El doctor sabelotodo

Un campesino a quien llamaban «CANGREJO», iba a la ciudad llevando un pedido de madera para un doctor. Al llegar encontró que el doctor comía y bebía algo que hizo que el campesino deseara con todo su corazón. Cuando le pregunta al doctor si podría llegar a ser médico algún día este le respondió así:

-«Por supuesto que puedes, solo debes tener dinero, comprar un libro que tiene un gallo en la portada y hacer tu mismo un letrero que diga: «Soy el doctor Sabelotodo». Finalmente lo cuelgas en tu puerta.

Cuando el «cangrejo» trabajaba, un día fue a visitarlo un hombre de la nobleza a quien en su casa le robaron dinero, quería saber si el «dr. sabelotodo» podía decirle, quien le había robado.

Para ello, el «dr. sabelotodo», fue invitado a cenar con su esposa. Cuando era la hora de servir la comida, el sirviente les llevaba el primer plato, pero el «dr. sabelotodo» indicando la comida a su esposa le dijo:

-«Éste es el primero».

Pero el criado asustado y creyéndose descubierto, porque si era uno de los ladrones, fue corriendo a decirle a los demás criados lo sucedido. Lo mismo sucedió con los demás criados hasta que el cuarto sirviente llevo la comida cubierta con un mantel, como el doctor no adivinaba dijo:

-«Pobre cangrejo», refiriéndose a si mismo, dando por hecho el sirviente que adivino el contenido, que en realidad era lo que había en el plato. Al salir un momento de palacio, los criados ladrones, acordaron con «el dr, sabelotodo», que le darían una buena parte del robo a cambio de su silencio y de librarse de una muerte segura.

El hombre acepto gustoso y regreso a la mesa con el hombre rico, pero en el clóset se había escondido el quinto criado para oír todo lo que hablaban, «el dr sabelotodo» hojeaba el libro buscando el gallo, pero como no lo encontraba dijo:

-«Sé que estas allí y te encontrare». escuchando esto el hombre que se escondía, salio gritando:

-«Éste hombre lo sabe todo»

Finalmente se supo el lugar del dinero robado, mas no el nombre de quienes lo tomaron. Así este hombre se hizo rico por ambas partes, haciéndose muy famoso.

Los malos entendidos pueden dar resultados desfavorables, unas veces si, y otras no.

Fuente: www.cuentoscortosparaniños.org

Cuentos de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

La oca de oro

La oca de oro

Había una vez un hombre que tenía tres hijos. Al más pequeño lo llamaban Tontorrón y era menospreciado por todos; se reían de él y le daban de lado...

Leer más
La paja, la brasa y las judías

La paja, la brasa y las judías

Una pobre mujer tenía mucha hambre y se dispuso a juntar unas judías, ella trajo mucha paja y empezó a preparar el fogón, luego en su intento de vaciar...

Leer más
Tres Hermanos

Tres Hermanos

Hace mucho tiempo un hombre tuvo 3 hijos y su única posesión era su única casa, una casa que había heredado de sus padres y que tenían de sus...

Leer más
La fuente de la alegría

La fuente de la alegría

Este cuento comienza con nuestro protagonista Vulgor. Vulgor era una persona muy triste y con un carácter muy malo y siempre estaba pensando en hacer maldades a los demás,...

Leer más
Los duendes y la navidad

Los duendes y la navidad

En «Fantasilandia»el país más frío del polo norte, unos pequeños hombrecitos también esperaban la navidad. Algunas personas los llamaban duendes, tenían la cara muy diferente a la de los...

Leer más
La ondina

La ondina

Erase una vez dos hermanitos que se querían mucho y acostumbraban jugar juntos a la orilla de un manantial. Pero quiso la mala suerte que un día, mientras estaban...

Leer más