Cuentos de Princesas

Alicia en el país de las Maravillas

Alicia en el país de las MaravillasCuento corto: Alicia en el país de las Maravillas

En un día soleado, Alicia y su hermana salieron a dar un paseo por los campos. Su hermana leía un libro, mientras que Alicia estaba muy aburrida. Justo cuando pensaba en qué hacer para divertirse, un conejito blanco pasó frente a ella. El conejito hablaba consigo mismo. Alicia se sorprendió porque nunca había visto a un conejo hablar. El conejo sacó un reloj de bolsillo y dijo: O no, o no, voy a llegar muy tarde, dijo a toda prisa.

Alicia estaba muy impresionada con lo que vio y curiosa de ver lo que pasaba. Se fue tras el conejo. El conejo entró por un agujero en el tronco de un árbol y Alicia lo siguió por el mismo agujero. De repente se encontró cayendo en un pozo.

El pozo era muy profundo y Alicia siguió cayendo lentamente. Mientras descendía la niña vio imágenes pequeños, armarios y estanterías. Alicia sentía como si estuviera dando vueltas al mundo y finalmente cayó sobre una superficie blanda. Había un largo pasillo frente a ella. Alicia se levantó y comenzó a caminar. Vio muchas puertas cerradas a lo largo del pasillo y el conejo desapareció. Alicia temía no ser capaz de salir de allí.

Pero justo en ese momento vio a su lado una pequeña llave de oro en una mesa pequeña de tres patas. Ella tomó la llave y trató de abrir todas las puertas cerradas, pero la llave era muy pequeña. Tristemente, mirando a su alrededor, Alicia vio que había otra pequeña puerta detrás de la cortina. Al poner la llave en la cerradura, la puerta se abrió inmediatamente. Alicia se alegró cuando se abrió la puerta. Detrás de la puerta había un jardín muy bonito, pero debido a que no cabía por la puerta. Alicia no podía salir. Cuando regresó a la mesa, en el interior, vio una botella con una etiqueta que decía ¡Bébeme!.

Alicia tomó la botella y empezó a beber mientras bebía la poción ella comenzó a encogerse.

Al empequeñecerse, ella pensó que podía caber a través de la puerta.

Sin embargo, cuando quiso tomar la llave se dio cuenta de que era demasiado pequeña para alcanzar la mesa. Ella empezó a llorar, en ese momento vio un pastel en el suelo. El pastel tenía una etiqueta que decía ¡Cómeme! con curiosidad, Alicia tomó un bocado del pastel. En ese momento comenzó a crecer de nuevo.

Ahora podía tomar la llave, pero era demasiado grande para pasar por la puerta. Alicia estaba muy cansada, sin esperanzas. Comenzó a llorar de nuevo. Sus lágrimas corrían de sus ojos y comenzaron a formar un gran charco que se extendió hasta el final del pasillo.

De pronto, el Conejo Blanco pasó a toda prisa. Alicia lo llamó Señor, Señor, por favor, espere un minuto, ayúdeme. El Conejo Blanco corrió rápidamente sin mirar siquiera a Alicia, pero mientras corría dejó caer unos guantes y un abanico de la mano.

Alicia tomó sus cosas del suelo y cuando empezó a abanicarse comenzó a encogerse de nuevo y en ese preciso momento se resbaló y cayó en el charco.

Alicia y un montón de diferentes animales que nadaban en el agua comenzaron a desplazarse hacia la orilla.

Al llegar a la orilla estaban todos mojados y Alicia vio al conejito de nuevo. Esta vez, el Conejo pensó que ella era su criada y le pidió traer sus guantes y abanico de mano de su casa. Alicia fue a la casa del Conejo en el bosque cuando ella entró e inmediatamente encontró sus guantes y abanico de mano, pero allí mismo vio otra botella sobre la mesa.

Ella tomó la botella y pensó. Si bebo esto, tal vez pueda volver a mi tamaño normal. Tomó la botella y bebió toda la poción.

Pero ella creció tanto que ni siquiera podía moverse en la casa. ¿Qué voy a hacer ahora? ¿Cómo voy a salir de aquí?

Mientras tanto, el Conejo esperaba con impaciencia a Alicia. Asustados por el tamaño de Alicia, los animales comenzaron a tirar piedras hacia la casa, rompiendo las ventanas. Las piedras que caían junto a Alicia empezaron a convertirse en pequeños pasteles.

Cuando Alicia se comió estos pasteles, ella comenzó a encogerse de nuevo y logró salir de la casa. Pero esta vez, lamentablemente, se hizo muy pequeña, la pobre Alicia era tan pequeña que se perdió entre los pequeños arbustos del bosque.

Empezó a pensar qué podía hacer para volver a su tamaño normal.

En ese momento vio a un perrito a lo lejos. Cuando llamó al cachorro para acariciarlo, se dio cuenta de lo verdaderamente pequeña que era junto al perro. Casi fue aplastada por las patas del perro.

Cuando ella corría tropezó con un hongo. Había una oruga azul en el hongo. Ella le preguntó a la oruga qué podía hacer para volver a su tamaño normal. La oruga le contestó con mucha sabiduría. «Un lado del hongo sobre el cual estoy te hará crecer y el otro te hará encoger». Alicia tomó un pequeño pedazo del hongo y lo puso en su boca. Justo en ese momento se había vuelto tan grande que ni siquiera podía ver sus pies. Para nuevamente encogerá a su tamaño normal. Esta vez tomó un pedazo del otro lado. Comiendo distintas cantidades de ambos lados del hongo, pudo volver a su tamaño normal. Tomó dos pedazos de cada lado y las guardó en su mano. Mientras caminaba se encontró con una casa pequeña, pero para poder entrar tuvo que coger una vez más.

Al comer los pedazos de Hongo empezó a encoger de nuevo. Cuando entró a la casa Alicia se encontró en una cocina. Justo en medio de la cocina había una duquesa de pie con un bebé en sus brazos y en el suelo un gato gordo miraba a Alicia sonriendo. Fue la primera vez que Alicia vio a un gato sonriente, así que le preguntó con curiosidad ¿Por qué es que su gato sonríe de esa manera? porque éste es un Gato de Cheshire, dijo la duquesa.

Al mismo tiempo, el gato se hizo invisible y el bebé, en brazos de la duquesa, se puso a llorar.

La duquesa le pasó el bebé a Alicia. Tú calma al bebé y detén su llanto. Yo voy a ir a jugar Croquet con la reina. Alicia tomó al bebé y comenzó a mecerlo. De repente, el Gato de Cheshire apareció de nuevo sonriendo y habló con Alicia.

Es necesario que encuentres al Sombrerero y a la Liebre de Marzo, pero ten cuidado porque ambos están locos jaja. Justo después de hablar, el gato desapareció de nuevo.

Alicia le gritó con rabia al gato. ¡Deja de desaparecer y reaparecer me estás asustando!

El gato apareció una vez más muy sonriente. Entonces, desapareceré lentamente.

Comenzando con su cola, el Gato de Cheshire empezó a desaparecer de nuevo hasta que sólo permaneció su rostro.

Alice salió de la casa y en poco tiempo se encontró con la casa de la Liebre de Marzo. La Liebre de Marzo tomaba el té con el Sombrerero debajo de un árbol.

La Liebre de Marzo se puso un poco de paja entre sus orejas.

Alicia no comprendía por qué se ponía paja entre las orejas y el Sombrerero tenía un sombrero en la cabeza. El ratón junto a ellos descansaba su cabeza sobre la mesa durmiendo, y ambos tenían sus brazos sobre el ratón, usándolo como una almohada. Cuando vieron que Alicia se acercaba, la rechazaron diciéndole que no había espacio en la mesa.

¿No? hay mucho espacio, dijo Alicia.

El Sombrerero le preguntó Alicia ¿Por qué crees que el cuervo se ve como un escritorio?

Alicia, ¿Por qué crees tú?

El Sombrerero, no lo sé.

Alicia rápidamente se cansó de los chistes tontos y groseros del Sombrerero y la Liebre de Marzo. Ella dijo, ésta ha sido la reunión más tonta en la que he estado y se fue.

Alicia vio una puerta en el tronco de un árbol.

Cuando entró se encontró con una llave de oro.

La llave de oro. Abrió la puerta hacia un hermoso jardín al entrar en el jardín. Alicia estaba muy sorprendida. Los jardineros de la Reina de Corazones estaban pintando todas las rosas blancas de color rojo y todos los hombres parecían cartas de juego. Ella preguntó.

Tengo curiosidad, por qué están pintando todas las rosas blancas de color rojo y el jardinero respondió. La reina quería rosas rojas, pero accidentalmente plantamos rosas blancas. Si la reina se entera, nos cortaría la cabeza.

Justo en ese momento, la Reina de Corazones llegó al jardín, los soldados junto a ella estaban alineados como un juego de cartas. La Reina de Corazones invitó a esta extraña chica que veía por primera vez a jugar Croquet.

Alicia nunca había visto un campo de Croquet como éste. Los erizos eran pelotas y los flamencos eran los mazos de Croquet.

En el transcurso del juego, los jugadores comenzaron a pelear tirándose erizos el uno al otro. La reina estaba muy molesta con esta situación. De repente plantó su pie en el suelo y gritó con rabia.

Corten las cabezas de todos los jugadores que peleen.

La Reina de Corazones estaba tan enfadada que canceló el partido de Croquet y de repente se escuchó una gran voz. El juicio ha comenzado. Todos comenzaron a correr hacia la cancha. Enjuician a la jota de corazones que supuestamente había robado un pastel de la cocina de la reina. La reina no pudo atrapar a la jota de corazones durante el incidente, por lo que no pudo castigarlo. La jota de corazones estaba encarcelado durante su juicio. El Conejo Blanco comenzó a leer el pergamino que sostenía.

En un hermoso día de verano, nuestra Reina de Corazones había horneado deliciosos pasteles y la jota de corazones se lo robó.

El Rey gritó desde su asiento. Llamen al primer testigo.

El primer testigo fue el Sombrerero, cuando el Sombrerero comenzó a hablar sobre el podio delante del rey, Alicia de pronto comenzó a crecer.

El Conejo Blanco anunció que era momento de que Alicia pasara por el podio de los testigos.

Al oír que llamaban su nombre, Alicia se levantó inmediatamente, olvidando lo grande que había crecido. Su vestido estaba enredado en la banca del jurado y accidentalmente tumbó la banca, haciendo que todos los miembros del jurado cayeron al suelo.

La reina le pidió a Alicia que contara todo lo que sabía. No sé nada, respondió Alicia. La reina gritó con furia. ¿No sabes?

Córtenle la cabeza. Y Alicia respondió valientemente No me importan tus órdenes, tú no eres mi reina y no puedes hacerme nada.

Tan pronto como Alicia dijo esas palabras, el rey, la reina y todas las cartas de juego, comenzaron a volar hacia Alicia. Gritando con fuerza, Alicia trataba de capturarlas. Todo el revuelo se convirtió en un gran torbellino de cartas alrededor de Alicia, creando una corriente que la lanzó hacia arriba y finalmente con hojas volando a su alrededor. Cayó en el campo nuevamente.

Su hermana la llamó.

Alicia, ya es hora de despertar. Cuando Alicia se despertó, se dio cuenta de que todo había sido un sueño.

Wow todo fue un sueño, pero qué sueño tan increíble!

Oye hermana, déjame contarte sobre mi sueño. ¿Sabías que había un Conejo Blanco?

FIN

Que tanto saben del cuento Alicia en el país de las Maravillas

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento Alicia en el país de las Maravillas. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

Aladino y la lámpara maravillosa (historia de Jasmín)

Aladino y la lámpara maravillosa (historia de Jasmín)

La princesa Jasmín vivía con su papá, el sultán de Agrabah, y su tigre Rajah. En un lugar no muy lejano, vivía un joven llamado Aladino.

Leer más
Las Dos Hermanas

Las Dos Hermanas

Hace mucho tiempo, el apuesto guerrero Wakontas, hijo de un poderoso espíritu de la región de los Grandes Lagos, deseaba casarse con alguna muchacha de la zona y decidió...

Leer más
La Princesa Rosa y el Pájaro Dorado

La Princesa Rosa y el Pájaro Dorado

Érase una vez en un reino muy lejano, una hermosa princesa. Su belleza era única porque tenía el pelo largo y rojo y le gustaban tanto las rosas que...

Leer más
Mujercitas

Mujercitas

Esta es la historia de un pasado reciente. La historia de cuatro hermanas Meg, Joe, Beth y Amy. Vivían en un pequeño pueblo, en una pequeña casa. Sus padres...

Leer más
Había una vez un virus

Había una vez un virus

Había una vez un virus grande, feo y contagioso que nos puso de cabeza porque era muy peligroso. Como llevaba corona, se creía que era rey. No sabía que...

Leer más
Blancanieves y los siete enanitos

Blancanieves y los siete enanitos

Érase una vez, una bella princesa llamada Blanca Nieves. Era buena, gentil y amiga de todos los animalitos. Un día conoció a un apuesto príncipe.

Leer más
Menu