Cuentos de Princesas

Tarzán (Princesa Jane Porter)

Tarzán (Princesa Jane Porter)Cuento corto: Tarzán (Princesa Jane Porter)

La gorila Kala sentía mucha curiosidad y cruzó el puente de cuerdas que tenía la frondosa selva africana con una extraña casa construida en un árbol. Nunca había visto una casa como esa, pero había oído un llanto que era parecido al del bebé que había perdido.

Al asomarse al interior de la casa vio todo revuelto, había un cuadro en el suelo con un marco roto y un poco más lejos y un poco más lejos una cuna.

El llanto la llevó hasta la cuna. En ella estaba un extraño bebé sin pelo. No era un bebé gorila, pero se le veía tan indefenso que Kala comprendió que necesitaba cuidados y amor. Su amor.

De repente, un espantoso rugido se oyó en la casa del árbol, Sabor, el feroz leopardo que ya se había llevado el hijo de Kala, quería apoderarse también de este bebé. Después de salvarlo de las garras de Sabor, Kala decidió quedarse con el niño.

Kala se presentó con el bebé ante su familia. Una gorila joven llamada Terk, sintió especial curiosidad por él. Pero Kerchak, el jefe gorila y compañero de Kala, no se fiaba del niño. Y aunque consintió que Kala se quedará con el bebé, le dijo que no quería saber nada él.

Kala decidió llamarle Tarzán. Luego le preparó un lugar para pasar la noche. Kerchak no estaba de acuerdo con lo que hacía, pero ella se sentía muy feliz. Tenía un hijo que la necesitaba y que ocuparía el lugar del que Sabor le había arrebatado.

Cuando creció, a Tarzán le encantaba gastar bromas a su madre. Un día se lanzó en picado sobre ella barritando como un elefante.

–¿No puedes imitar a un animal que haga menos ruido? –Preguntó Kala.

–Oh mamá, ¡No sería tan divertido!

–Se quejó Tarzán.

–Inventa tu propio sonido –sugirió ella.

Tarzán echó a correr rugiendo como un leopardo y revolucionando a toda la familia de gorilas, Kerchak le lanzó una mirada fulminante. Terk la mejor amiga de Tarzán salió en su defensa. Luego Tarzán se fue con ella y sus otros amigos gorilas.

Los amigos de Terk, Flint y Mango, no querían jugar con Tarzán. Cuando Tarzán les encontró en las cataratas del Elefante, a Terk se le ocurrió una idea para librarse de él. Le desafió a que consiguiera un pelo de uno de los elefantes que estaban en la laguna al pie de las cataratas.

Terk pensó que Tarzán no se atrevería y que devolvería con su madre, pero se equivocaba. Vio horrorizada cómo Tarzán saltaba al vacío desde lo alto de la roca.

En la laguna, un simpático elefantito llamado Tantor, vio la silueta de Tarzán bajo el agua.

–¡Pirañas! –gritó horrorizado.

Los elefantes no hicieron caso a Tantor hasta que Tarzán agarró a uno por la cola y el elefante le lanzó volando por los aires.

Tarzán volvió a caer en el agua. Cuando salió a la superficie para respirar, los elefantes salieron de estampida, horrorizados y barritandos enloquecidos, se dirigieron hacia la zona donde los gorilas comían tranquilamente.

Antes de que los gorilas comprendieran lo que ocurría, se dieron cuenta de que uno de sus bebés estaba en peligro. Kerchak arriesgó su vida para salvar al pequeño.

Mientras en las cataratas del Elefante, Terk sacó a Tarzán de la laguna. El pequeño Tantor seguía creyendo que el niño era una piraña, pero Terk le demostró que no tenía nada que temer. Tarzán le enseñó su trofeo.

Terk no podía creerlo.

–¡Conseguiste el pelo! –gritó.

La familia de gorilas corrió hacia la laguna preguntándose qué había provocado la estampida. Tarzán se echó la culpa de lo que podía haber sido un desastre, pero Kerchak se puso furioso. En cambio, Terk empezó a mirar a su amigo con más respeto.

Como Kerchak había vuelto rechazarle, Tarzán empezó a dudar de sí mismo.

Kerchak ha dicho que yo no soy de la familia –dijo a su madre.

–No te preocupes de lo que diga Kerchak –contestó Kala.

Kala intentó demostrar a su hijo que era igual que ella. Comparar sus manos con la del niño no era una prueba muy clara. Así que Kala, sabiamente, acercó la cabeza de Tarzán a su techo y le hizo ponerse la mano a la altura del corazón.

–¿Lo ves? –dijo. Por dentro somos iguales, aunque Kerchak no pueda verlo.

Animado por sus palabras, Tarzán prometió:

–¡Seré el mejor gorila del mundo!

Y durante los años siguientes, Tarzán cumplió su promesa. Aprendió las habilidades de todos los animales de la selva y al final se convirtió en algo más que un gorila.

Un día les atacó Sabor, el eterno enemigo de los gorilas, mientras la familia observaba desde los árboles, Kerchak defendió a los suyos del sanguinario felino.

Pero el leopardo le hirió. Sabor tenía vencido al jefe Gorila.

Tarzán se lanzó en ayuda de Kerchak, Sabor se abalanzó sobre él y los dos cayeron en un profundo hoyo.

La familia de gorilas esperaba asustada oyendo rugidos y gruñidos en el fondo del hoyo. Luego, un silencio total.

La familia de gorilas sintió un gran alivio cuando vio a Tarzán salir triunfante del hoyo, arrastrando el cuerpo sin vida de leopardo. Luego hizo algo sorprendente, lo dejó a los pies de Kerchak. De repente se oyó un disparo, Kerchak condujo a su familia rápidamente al interior de la selva.

Aquel extraño sonido despertó la curiosidad de Tarzán. Deslizándose entre los árboles para ver de dónde venía, encontró algo que no había visto antes: un casquillo de bala. Luego oyó algo que nunca había oído: voces humanas.

Miro a través de la vegetación y vio una extraña criatura que vestía ropa de pieles y que usaba una herramienta afilada para cortar las altas cañas de bambú que le impedían el paso.

¡Tarzán nunca había visto que algún animal hiciera eso!

Poco después, detrás de aquella criatura aparecieron otras dos: el profesor Porter y su hija Jane, que habían ido a África a buscar y estudiar a los gorilas.

–¡Mira, papá! –exclamó Jane.

¡Huellas de gorilas! ¡Y viven en grupos familiares tal como tú suponías!

Mientras Tarzán los observaba. Jane se quedó rezagada de sus compañeros. Su libro de apuntes se llenó rápidamente. Incluso encontró un bebé babuino y se puso a dibujarlo. Pero el encantador bebé le arrancó el dibujo de las manos.

–¡Eh ladronzuelo de arte! –le regañó, quitándole el dibujo.

A la familia del bebé babuino no le gustó la forma en que Jane le había tratado y fueron tras ella muy enfadados, pero Tarzán le rescató y la llevó a un lugar seguro.

Jane estaba asustada, pero sentía una gran curiosidad. También Tarzán estaba intrigado por la joven. Comparó su mano con la de ella. Se parecía a la suya mucho más que la de Kala.

Más tarde, Tarzán volvió a sorprender a Jane, repitiendo sus palabras.

–¡Puedes hablar! –exclamó ella.

Luego se dijeron sus nombres.

Jane pidió a Tarzán que le acompañara al campamento. Cuando llegaron se celebraba una fiesta. Ahí estaba Terk, Tantor y los gorilas jóvenes.

Pero el ruido atrajo a Kerchak, que ordenó a los gorilas regresar.

Kerchak sabía que los humanos podían ser peligrosos para su familia, así que les prohibió acercarse a ellos. Tarzán no lo comprendía.

–¿Por qué no me dijiste que había criaturas como yo? –preguntó a Kala.

Ella sabía que debía decirle cómo le había encontrado, pero no tenía el valor para hacerlo.

Mientras, Jane trataba de explicar a su padre y a Clayton cómo era el hombre mono. Incluso les hizo un dibujo. De repente Tarzán bajó de un árbol y allí estaba la prueba de la extraña historia de la joven.

Jane sacó rápidamente un proyector para enseñar a Tarzán escenas de la civilización humana. Él respondió con entusiasmo y entre ellos fue naciendo una gran amistad.

Tarzán aprendió cosas del mundo de Jane y él le enseñó el suyo. La única desilusión de la joven era que Tarzán no quería llevarla a ver a su familia de gorilas. Él siempre se negaba diciendo solamente Kerchak.

Un día Tarzán llegó al campamento y vio que los Porter se preparaban para regresar a Inglaterra. Entregó a Jane las flores que llevaba y la animó a quedarse con él.

–Pero… yo… no puedo –dijo la joven, alejándose con los ojos llenos de lágrimas.

Viendo que se había presentado una gran ocasión para sus planes, Clayton se acercó a Tarzán tímidamente.

–Si Jane hubiera podido ver a los gorilas… –dijo.

–¿Si Jane ve gorilas, se quedará? –preguntó Tarzán.

Y fue a ver si podía arreglarlo.

Tarzán pidió ayuda a Terk y a Tantor para que alejaran a Kerchak de la familia de gorilas.

–De acuerdo, siempre que no tenga que hacer nada vergonzoso –dijo Terk.

Pero vestirse como los humanos, ¡era vergonzoso!

–¡Le mataré! –dijo a Tantor.

Tarzán llevó a los Porter y a Clayton en la zona donde se ocultaban los gorilas.

Jane y su padre estaban encantados de estar entre ellos. Clayton también estaba encantado, pero por otras oscuras razones.

Poco después, Terk y Tantor llegaron corriendo. Kerchak les seguía de cerca, se puso furioso al encontrar a los humanos y a los gorilas juntos, a pesar de todo lo que le habían enseñado, Tarzán retuvo a Kerchak para que los humanos pudieran escapar.

Tarzán se quedó preocupado por la forma en la que había tratado su jefe. Se miró las manos. ¿Qué había hecho? Kala y los demás gorilas vieron muy apenados como Kerchak acusaba a Tarzán de haber traicionado a su familia.

Kala vio el dolor y la confusión de su hijo y comprendió que tenía que enseñarle dónde le había encontrado. Muy triste le llevó a la casa del árbol y Tarzán vio el retrato de sus padres cuando él era pequeño.

Como Kala temía, ahora Tarzán sabía que no era un gorila, así que decidió marcharse a Inglaterra con Jane y el profesor.

–Esté donde esté, tú siempre serás mi madre –dijo a Kala.

–Y tú siempre estarás en mi corazón –contestó ella.

Jane y su padre se alegraron mucho. Embarcaron los tres en el barco que les llevaría de vuelta a la civilización. Tarzán vio cómo la tierra de su infancia quedaba atrás y se despidió de su vida en la selva.

Desde lo alto de un acantilado sobre la playa, Terk y Tantor vieron partir a su amigo. Terk agitó el puño hacia el barco que zarpaba.

–¡Vamos, vete de aquí, niño sin pelo! –gritó.

Pero Tantor comprendió que Terk estaba triste.

–Yo también le echaré de menos –dijo apenado.

Los Porter y Tarzán se llevaron una gran sorpresa cuando Clayton se hizo con el mando del barco.

Después apresó a Tarzán y reveló su verdadero plan: cazar gorilas para venderlos. Fue un golpe terrible para Tarzán.

–No podría haberlo hecho sin ti –dijo el malvado con desdén.

Tarzán lanzó un grito desesperado.

Al oír el grito de Tarzán, Tantor comprendió que algo malo sucedía. Con un valor que hasta entonces no sabía que tenía, subió a Terk a su espalda y se lanzó al mar. Nadaron hacia el barco para rescatar a su amigo.

En la bodega del barco, Tarzán se sentía culpable.

–He traicionado a mi familia –gemía– Kerchak tenía razón.

De pronto, Tantor abrió un agujero en el puente. Lleno de esperanza, Tarzán se levantó de un salto y echó a correr para detener a Clayton.

Los secuaces de Clayton ya habían capturado a muchos gorilas de la familia de Tarzán, incluido Kerchak, al que retenían entre latigazos y redes. Clayton apuntó con un arma al enorme gorila.

Pero Tarzán, seguido de los Porter y sus amigos de la selva, saltó para luchar contra los secuaces de Clayton.

Jane se lanzó contra el que tenía a Kala prisionera y le dejó sin sentido.

Jane liberó a Kala, pero otros peligros acechaban. Clayton seguía teniendo su arma. Estaba furioso porque Tarzán había desbaratado sus planes y disparó contra él.

¡Tarzán estaba herido!

Kerchak acudió en ayuda de Tarzán y de un salto se puso entre los dos hombres, pero la segunda bala de Clayton dio en el pecho del jefe gorila.

Para alejar a Clayton de la familia de gorilas, Tarzán le llevó hacia los árboles; le quitó el arma y la estrelló contra una rama. Se crio como un gorila, pero se negaba a ser una bestia como Clayton.

No dispararía contra nadie, ni siquiera contra un enemigo.

Clayton sacó un cuchillo y volvió a atacarle. Tarzán le envolvió con unas dianas. Cada vez más furioso. Clayton intentó cortarla salvajemente, Tarzán gritó para que se detuviera. Una de las lianas seguía sujetando por el cuello al malvado guía. Pero Clayton la siguió cortando y ¡cayó desde lo alto hacia la muerte!

Kerchak se estaba muriendo.

–¡Perdóname! –le suplicó Tarzán.

–No, perdóname tú a mí por no haberte comprendido –dijo Kerchak.

Cuida de la familia… ¡Hijo mío!

Los gorilas reconocieron a Tarzán como su nuevo jefe.

Unos días después, Tarzán y Jane estaban en la playa juntando sus manos en un gesto familiar.

A Jane le resultaba muy doloroso despedirse de Tarzán, pero tenía que volver a Inglaterra con su padre.

Subió a la barca muy triste y empezó a alejarse hacia el barco.

El profesor Porter también estaba triste, porque sabía qué lugar de su hija estaba junto a Tarzán.

–Volvamos –le dijo señalando a Tarzán. Tú le amas.

Jane saltó de la barca muy alegre, y Porter decidió quedarse con su hija.

Después que el profesor Porter decidiera quedarse también en África, Tarzán les llevó al interior de la selva. Luego se golpeó el pecho y gritó de felicidad. Allí, en aquel paraíso de la naturaleza, los gorilas y los humanos vivirían juntos y en paz.

FIN

Fuente: Disney

Reflexión del cuento: El cuento nos cuenta la historia de una gorila llamada Kala que encuentra un bebé humano en una casa del árbol en la selva. A pesar de que Kerchak, el jefe gorila, no se fía del niño, Kala decide quedarse con él y lo llama Tarzán. A medida que crece, Tarzán se divierte gastando bromas y jugando con los gorilas, pero siempre siente que no encaja del todo. A pesar de que su madre Kala intenta hacerle entender que es igual que ella, Tarzán empieza a dudar de sí mismo cuando Kerchak lo rechaza y le dice que no es parte de la familia.

Al final, Tarzán aprende a aceptarse a sí mismo y a encontrar su lugar en el mundo, y la historia nos enseña sobre la importancia de la aceptación y la inclusión.

Preguntas frecuentes del cuento Tarzán

¿Quién es Kala en el cuento?

Kala es una gorila que vive en la selva africana.

¿Por qué Kala cruzó el puente de cuerdas hacia la extraña casa en el árbol?

Kala cruzó el puente de cuerdas porque había oído un llanto que era parecido al del bebé que había perdido.

¿Qué encontró Kala en la extraña casa en el árbol?

Kala encontró un extraño bebé sin pelo que no era un bebé gorila.

¿Quién es Sabor en el cuento?

Sabor es un feroz leopardo que intentó apoderarse del bebé que Kala encontró en la casa en el árbol.

¿Cómo se llama el bebé que Kala encontró en la casa en el árbol?

Kala decidió llamar al bebé Tarzán.

¿Cómo reaccionó Kerchak, el jefe gorila, al descubrir que Kala había adoptado a Tarzán?

Kerchak no se fiaba del niño y aunque consintió que Kala se quedara con el bebé, le dijo que no quería saber nada de él.

¿Quiénes eran los amigos de Tarzán en la selva?

Los amigos de Tarzán en la selva eran otros gorilas llamados Terk, Flint y Mango.

¿Cómo consiguió Tarzán el pelo de uno de los elefantes en la laguna?

Tarzán saltó desde lo alto de una roca hacia la laguna y agarró la cola de un elefante para conseguir su pelo.

¿Qué ocurrió cuando los elefantes entraron en pánico y se dirigieron hacia la zona donde los gorilas comían tranquilamente?

Kerchak arriesgó su vida para salvar a uno de los bebés gorilas que estaba en peligro.

¿Cómo intentó Kala demostrar a Tarzán que era igual que ella?

Kala intentó demostrar que era igual que Tarzán comparando sus manos con las del niño.

Que tanto saben del cuento Tarzán (Princesa Jane Porter)

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento Tarzán (Princesa Jane Porter). Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

Tres Hermanos

Tres Hermanos

Hace mucho tiempo un hombre tuvo 3 hijos y su única posesión era su única casa, una casa que había heredado de sus padres y que tenían de sus...

Leer más
La Casa de Madera (Ratita Alina)

La Casa de Madera (Ratita Alina)

¡Disfrútalo! ¡Aquí tienes el audio cuento! Para el otoño, la ratita Alina había escuchado que su buen amigo, el tejón Norberto, ahora vivía en una casa en algún lugar...

Leer más
La Princesa y el Jazmín

La Princesa y el Jazmín

Había una vez una hermosa princesa llamada Margarita que tenía un jazmín, la flor era su única amiga, un regalo que le había hecho la luna. La princesita le contaba...

Leer más
La Princesita y la Biblia Mágica

La Princesita y la Biblia Mágica

¡Disfrútalo! ¡Aquí tienes el audio cuento! Érase una vez una hermosa princesita llamada Taemy que vivía en un hermoso castillo rodeado de jardines y bosques. Era una princesita curiosa...

Leer más
Mi última Navidad

Mi última Navidad

Era de mañana un día frío y lluvioso, Camila había sido diagnosticada con una enfermedad de largo tratamiento y costoso. Sería una posibilidad que con una cirugía tal vez...

Leer más
El toque de oro del rey Midas

El toque de oro del rey Midas

El rey Midas era muy, muy rico. Se decía que tenía más oro que cualquier otro rey en el mundo. Había una gran habitación dentro de su enorme castillo...

Leer más
Menu