Cuentos de Princesas

Los Tres Deseos

Los Tres DeseosCuento corto: Los Tres Deseos

Hubo una vez un hombre, que sentado junto al fuego de la chimenea con su mujer, comentaba la felicidad de sus vecinos que eran más ricos que ellos.

La mujer deseaba tener todo lo que ella quisiera y el marido también. La mujer se lamentaba por no haber nacido en el tiempo de las hadas cuando, de repente, apareció ante ellos precisamente un hada. El hada les ofreció concederles tres deseos y diciendo esto desapareció.

El hombre y la mujer estaban muy confusos y pensativos.

La mujer sabía muy bien cuáles serían sus tres deseos. Quería ser guapa, rica y fina.

El hombre, al escuchar los deseos de su mujer, le replicó, que aun teniendo todas esas cosas, podría ponerse enferma, estar triste o morir joven.

Así que el marido pensó que lo mejor era pedir alegría, salud y una larga vida.

La mujer respondió que para qué iba a querer una larga vida sin ser rica, eso sería ser desgraciados más tiempo.

El marido, al ver que no se ponían de acuerdo, le planteó a su mujer pensarlo bien antes de decidir. Pusieron de fecha límite el día siguiente para decidir cuáles eran las tres cosas que más necesitaban.

Mientras que se calentaban ante el fuego, la mujer cogió unas tenazas para mover el carbón y sin reflexionar, dijo que ese fuego podría servir para asar una buena morcilla. Al instante cayó por la chimenea una gran morcilla.

El marido atónito y enojado, le gruñó acerca del deseo que acababa de desperdiciar su esposa y con el mismo enojo, deseó que la morcilla se le pegara a la punta de la nariz. No había acabado de pronunciar la frase, cuando la morcilla saltó a la punta de la nariz de su esposa y no podía quitársela. Después de concederse el segundo deseo, el marido pensó que él había sido aún más tonto que su mujer.

La mujer aún más enfadada le dijo al marido que era un malvado por aquel deseo. Su esposo le pidió disculpas diciendo que no pensó que aquello podría ocurrir de verdad.

Ahora solo les quedaba un deseo. El marido, ante la preocupación y con tal de complacer a su esposa, le comentó que podría desear mucha riqueza y que le haría un estuche de oro para tapar la morcilla.

La mujer tan solo quería en ese momento librarse de aquella horrible pesadilla que le colgaba de la nariz y deseó sin pensarlo que la morcilla cayese al suelo. En ese momento acabó de cumplirse el tercer y último deseo.

Los dos se miraron y la mujer le comentó a su marido que el hada se había burlado de ellos. Se dieron cuenta de que podrían haber sido más desgraciados, siendo más ricos. Y sin añadir nada más, cenaron alegremente la morcilla, que fue lo único que les quedo de sus tres deseos.

FIN

Reflexión del cuento: El cuento nos muestra que a menudo las personas se enfocan en lo que no tienen en lugar de apreciar lo que ya tienen. Además, nos enseña que los deseos egoístas y superficiales no siempre conducen a la felicidad y que a veces es mejor estar satisfecho con lo que se tiene.

El cuento también hace hincapié en la importancia de pensar cuidadosamente antes de tomar una decisión y en cómo las acciones impulsivas pueden tener consecuencias imprevistas.

En última instancia, la moraleja del cuento podría ser que la verdadera felicidad no se encuentra en la riqueza o en la belleza, sino en la gratitud y la alegría por las pequeñas cosas de la vida.

Preguntas frecuentes del cuento Los Tres Deseos

¿Quiénes eran los protagonistas del cuento?

Los protagonistas eran un hombre y su esposa.

¿Qué les ofreció el hada a los protagonistas?

El hada les ofreció concederles tres deseos.

¿Cuáles eran los tres deseos que la esposa quería?

La esposa quería ser guapa, rica y fina.

¿Cuáles eran los tres deseos que el marido quería?

El marido quería alegría, salud y una larga vida.

¿Qué le sugirió el marido a su esposa después de que no pudieran ponerse de acuerdo en sus deseos?

El marido sugirió a su esposa que pensara bien antes de decidir cuáles eran las tres cosas que más necesitaban, y que pusieran una fecha límite para tomar una decisión.

¿Cuál es la moraleja del cuento?

La moraleja del cuento podría ser que la verdadera felicidad no se encuentra en la riqueza o en la belleza, sino en la gratitud y la alegría por las pequeñas cosas de la vida.

Que tanto saben del cuento Los Tres Deseos

Es hora de poner a prueba los conocimientos de tus niñas y niños sobre el cuento Los Tres Deseos. Elaboramos un cuestionario de preguntas para tus peques.

  • ¿Cómo se llama el cuento?
  • ¿Qué personajes aparecieron en el cuento?
  • ¿Quién fue el presonaje principal del cuento?
  • ¿Cuál fue tu parte favorita del cuento?
  • ¿En que lugar ocurrio la historia?
  • ¿Inventa otro final para el cuento?

Cuentos cortos y de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

La Campana

La Campana

Cierta vez, en un pueblo escondido entre altas montañas, se celebraba una gran fiesta. –¡Qué fiesta tan divertida! –dijo el niño que tocaba el tambor. De pronto, dominando los...

Leer más
El jabón parlante

El jabón parlante

El científico Hans Fritz Chukrut era uno de los inventores más geniales del mundo mundial. Había inventado las espiroquetas taiwanesas, los multiformes demenciales y el hoyúsculo volátil (y también...

Leer más
Lena la Princesa Juguetona

Lena la Princesa Juguetona

En un reino muy lejano vivía una encantadora niña llamada Lena, era bien juguetona tenía como amigos al patito Juan y al pollito Valerio.

Leer más
Frozen 2 (Anna y Elsa)

Frozen 2 (Anna y Elsa)

¡Disfrútalo! ¡Aquí tienes el audio cuento! Al Rey Agnarr de Arendelle le encantaba contarles historias de tiempos lejanos a sus hijas Elsa y Anna. Una noche les habló acerca...

Leer más
Ralph el Demoledor (Rompe Ralph)

Ralph el Demoledor (Rompe Ralph)

¡Disfrútalo! ¡Aquí tienes el audio cuento! Repara-Felix Junior era un videojuego de 8 bits de unos recreativos. Y aunque tenía 30 años de antigüedad, a algunos niños todavía les...

Leer más
La Liebre y el Erizo

La Liebre y el Erizo

Esta historia, niños, va a pareceros una mentira y sin embargo es verdadera, pues mi abuelo de quien la sé no dejaba nunca, cuando me la refería, de añadir:...

Leer más
Menu