Cuentos de Princesas

La Molinera

La Molinera

Cierta vez, existió una molinera muy buena y bonita que se ganaba la vida moliendo trigo en su molino.

–¡Buenos días, Grettel! –saludaron las gallinas, que cada mañana venían a picotear los granos de trigo que se desprendían de los sacos.

Un día, junto a las gallinas, llegó también un cuervo.

–¡Fuera de aquí! –Le gritó Grettel, amenazándole con una escoba–. El grano que hay aquí es sólo para las gallinas.

El cuervo se marchó muy furioso y, al llegar al bosque, se convirtió en un duendecillo y salió volando, montado en una escoba.

–¡Ja, ja, ja! –se dijo–.  Si la molinera como esta manzana se llevará una buena sorpresa.

A la mañana siguiente, la molinera encontró la manzana y, muy contenta, exclamó:

–¡Qué fruta más hermosa! Seguramente, es un regalo de las gallinas.

Pero al dar el primer mordisco a la manzana, Grettel cayó desmayada.

Como la manzana estaba encantada, Grettel se convirtió en un montón de trigo.

–¡Ja, ja, ja! –Se dijo el cuervo–. Ahora las gallinas se comerán el montón de trigo y nunca más se volverá a hablar de la molinera.

–No debemos tocar este trigo, amigas –dijo una de las gallinas–. Tenemos bastante con el que hay esparcido por el suelo.

–¡Comed sin reparo! –Las animó el cuervo–. ¿A qué vienen tantos remilgos?

–¡Fuera de aquí! –Le amenazaron las gallinas–. ¿Por qué hemos de aceptar tu consejo? Todas sabemos que la misma Grettel te arrojó fuera de su molino.

Pero, entonces, un rayo de sol tocó el montón de trigo y la molinera volvió a recobrar su forma humana.

–Entrad en el molino –dijo Grettel a las gallinas–, pues el cuervo pudo volver con sus compañeros.

Pero no fue necesario; el cuervo, para escapar de un cazador, salió volando hacia las nubes y quedó atrapado en el interior de una jaula.

–No saldrás de aquí –le dijo la nube– hasta que el sol salga de noche y la luna de día.

El cuervo, convertido en duende, preguntaba cada día:

–Ahora es de noche, ¿ha salido ya el sol? Y volvía a preguntar cuando se hacía de día:

–¿Ha salido ya la luna?

Pero como nunca se dio la circunstancia de que el sol saliera de noche y la luna de día, el duende tuvo que permanecer encerrado en la jaula para el resto de sus días.

–¡Lo tengo bien merecido! –se lamentó.

Grettel, la molinera buena y bonita, siguió ofreciendo a las gallinas el trigo que se desprendía de los sacos.

Sus amigas, agradecidas y contentas, la saludaban cada mañana.

–¡Buenos días Grettel!

FIN

Cuentos de Princesas que también te puede interesar!

Cuentos soñadores, de aventura, dragones, príncipes, princesas y muchos más!

El Mago de Oz

El Mago de Oz

En una granja de Kansas vivía una niña llamada Dorita junto con sus tíos y su perro Totó. Un día, mientras la niña jugaba con su perro por los...

Leer más
Las Tres Muñecas

Las Tres Muñecas

Había una vez un rey en la India, el rey Ragavendra a quien le encantaba resolver acertijos. Un día recibió un regalo de su mejor amigo, el rey Vilasrao....

Leer más
La Princesa de Fuego

La Princesa de Fuego

Hubo una vez una princesa increíblemente rica, bella y sabia. Cansada de pretendientes falsos que se acercaban a ella para conseguir sus riquezas, hizo publicar que se casaría con...

Leer más
La Campana

La Campana

Cierta vez, en un pueblo escondido entre altas montañas, se celebraba una gran fiesta. –¡Qué fiesta tan divertida! –dijo el niño que tocaba el tambor. De pronto, dominando los...

Leer más
La Princesa y el Guisante

La Princesa y el Guisante

En una tierra lejana que vivía un príncipe. Era momento de que el príncipe se casara, pero no había ninguna princesa a su lado.

Leer más
Ricitos de Oro y los tres osos

Ricitos de Oro y los tres osos

Érase una vez un papá oso, una Mamá oso y un Bebé oso que vivían en una casita en el bosque, y una niña que se llamaba Ricitos de...

Leer más